Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otras 15 tortugas nacidas en Ibiza, liberadas en el mar

Los voluntarios que custodiaron un nido de tortugas en es Cavallet sueltan los 15 ejemplares que salieron adelante de esa puesta

29

Ponen en libertad a las primeras tortugas nacidas en una playa de Ibiza Vicent Marí

En es Cavallet reina un ambiente totalmente festivo ante la inminente liberación de las tortugas nacidas el año pasado en Ibiza. Más de medio centenar de personas, entre personal de la conselleria de Medio Ambiente del Govern y voluntarios que custodiaron el nido en esta misma playa. La multitud atrae a todas las personas que hay en la zona, que se suman expectantes al conocer el motivo de la convocatoria.

Cuando llega un grupo de técnicos y voluntarios con los ejemplares de Caretta caretta, cada uno de ellos en una caja de plástico, se genera una emoción compartida. Sobre todo, entre la plantilla del Ibanat, el Consorcio para la recuperación de la fauna de (Cofib), los agentes de medio ambiente y los particulares que sumaron su tiempo libre el verano pasado para velar para que el nido no sufriera ningún percance, así como todo el cuidado posterior de las crías. Pero, detrás de la euforia por el éxito de la misión, subyace un proceso preocupante.

El coordinador de la Unidad de fauna del Cofib, Víctor Colomar, con su hija Noa. V. Marí

Sin antecedentes

Un año antes, en julio de 2019, una tortuga boba desovaba en Platja d’en Bossa. Era el primer registro del que se tenía constancia en la historia de Balears. De esta puesta, 26 crías acabarían liberadas al año siguiente. Poco después, se repetía el espectáculo en es Cavallet, aunque estos huevos no estaban fecundados.

Al año siguiente, se dio otro caso en Ibiza, del que nacieron los 15 ejemplares que ahora dejan de vivir en cautividad, y otros dos en Menorca. Este verano hubo un intento en Formentera, pero un bañista que quiso grabar a la hembra desovando la acabó ahuyentando. No obstante, los científicos dan por sentado que se van a ir sucediendo en el futuro.

«Tenemos que englobarlo en el fenómeno del calentamiento global», apunta el responsable del Servicio de protección de especies de la conselleria de Medio Ambiente, Iván Ramos. La Caretta caretta siempre anidaba en el Mediterráneo oriental.

En Turquía, Chipre o Grecia se ha descubierto que están naciendo un 90% de hembras y supone una descompensación para la especie

decoration

La temperatura de incubación de los huevos determina el sexo de las tortugas. «En Turquía, Chipre o Grecia se ha descubierto que están naciendo un 90% de hembras y supone una descompensación para la especie». Por ello, las propias tortugas «buscan lugares más frescos para conseguir procrear más machos».

De los 15 ejemplares de la segunda camada de tortugas ibicencas, 13 son machos. Su madre desovó 100 huevos en Cala Nova el 14 de julio de 2020, pero, se trataba de una zona demasiado concurrida. «Se elige una ubicación más adecuada para el nido [es Cavallet], se valla y empieza una vigilancia para evitar que no entren depredadores», detalla Guillem Félix, el técnico del Cofib que ha seguido el recorrido de la primera camada de tortugas ibicencas.

De la puesta de Platja d’en Bossa, de 58 huevos trasladados a una incubadora en sa Coma, salieron adelante 26 crías, liberadas con un año de edad también en es Cavallet. A seis de ellas se les instaló un dispositivo GPS para interpretar sus desplazamientos y zonas de alimentación.

Liberación de tortugas en es Cavallet. V. Marí

Norte del Mediterráneo

«Se han estado moviendo sobre todo por el sur de Francia y el norte de Italia, aunque dos de ellas fueron rescatadas en Valencia a principios de abril». Una de ellas fue capturada accidentalmente por un pesquero, mientras que la otra varó en una playa a principios de abril. Ambas mostraban una buena señal: habían engordado durante el invierno y, tras curarse en un centro de recuperación, fueron devueltas al mar.

Estos GPS tienen una utilidad de unos 10 meses, ya que acaban desprendiéndose del cuerpo cuando los ejemplares crecen. «Hace un mes y medio que ya no envían ninguna señal, tal y como se esperaba», precisa Félix. Para esta segunda camada, no se va llegar a cabo un seguimiento de las tortugas con los dispositivos de localización.

Liberación de tortugas en es Cavallet. V. Marí

Buena parte de las tortugas que ahora van a ser liberadas en es Cavallet, nacieron en la misma playa. De la puesta de cien huevos trasladada desde Cala Nova, aquí quedó un nido con 76, mientras que otros 24 se llevaron a una incubadora. Finalmente, nacieron 17, de las que sobrevivieron 15.

Se prevé una garantía de supervivencia de entre el 10 y el 50% en los ejemplares liberados

decoration

Estos ejemplares han crecido en cautividad en centros especializados, el Laboratorio de investigación marina y acuicultura (limia), el Acuario de Sevilla, el Oceanográfico de Valencia, Marineland y el Centro de interpretación de Cabrera. En un medio natural, sobre vive una cría de cada mil, ya que pesan siete u ocho gramos cuando van al mar. Con el programa de cría en cautividad, se sueltan tras un año y un peso mínimo de kilo y medio, con lo que se prevé «una garantía de supervivencia de entre el 10 y el 50%», valora Ramos.

La tortuga que sueltan conjuntamente Joan Roig y Jaime Barrios mide 25 centímetros. Son dos de los voluntarios que hicieron guardias ante el nido el año pasado. Roig pasó alguna noche entera y Barrios aguantó un intenso aguacero cubriéndose con un plástico. «Aún estoy emocionado, muy emocionado», confiesa.

Compartir el artículo

stats