Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

V jornadas sobre prostitución. Encuentro en Jesús para promover la abolición

Belén Matesanz: «La prostitución es una forma de violencia de género»

El Centro Cultural de Jesús acoge las V Jornadas sobre Prostitución en Baleares para dar visibilidad a las mujeres en situación de prostitución y presentar proyectos para ayudarlas en la inserción laboral

Paula Mauro, de Médicos del Mundo en Balears, durante la apertura de las V Jornadas sobre prostitución. | VICENT MARÍ

La coordinadora autonómica de Médicos del Mundo en Baleares, Belén Matesanz, se mostró rotunda ayer al asegurar que la prostitución es «una forma de violencia de género, ya que es violar a una mujer a cambio de dinero». Así lo manifestó en la apertura de las V Jornadas sobre Prostitución organizadas por Médicos del Mundo en Baleares y el Consell de Ibiza, que dieron comienzo ayer en el Centro Cultural de Jesús.

Puesto de Médicos del Mundo en el vestíbulo del centro. | VICENT MARÍ

Esta sesión tenía el objetivo de presentar proyectos que hayan funcionado en el ámbito de la inserción laboral y la mejora de la calidad de vida de las mujeres que ejerzan o hayan ejercido la prostitución, siempre con una línea «abolicionista», según Matesanz. La experta destacó que la prostitución a través internet aumenta a causa de la deslocalización que ofrece, ya que «beneficia a los puteros, pero perjudica gravemente a las mujeres a la hora de solicitar ayuda», remarcó Belén Matesanz.

« Puta no es la mujer, puta es la desigualdad, la pobreza y también los puteros»

Belén Matesanz - Coordinadora balear de MDM

decoration

En esta jornada inicial se contó con la presencia de proyectos de reinserción como el de Dona Kolors, una marca de ropa femenina que nace como un proyecto social del Lloc de la Dona, de la Congregación religiosa de las Hermanas Oblatas en Cataluña, cuya misión se centra en atender a las mujeres que se encuentran en contextos de prostitución y trata con fines de explotación sexual y que acuden al centro en busca de ayuda. A través de Dona Kolors pretenden que estas mujeres encuentren una vía para conseguir un trabajo y poder abandonar la prostitución, aprovechando los diferentes cursos que ofrecen en el Lloc de la Dona, entre los que está el de confección y costura.

« Si la prostitución ha aumentado o no, nadie lo sabe. Es una realidad invisible»

Núria Casanovas - Directora del Lloc de la Dona

decoration

La directora del Lloc de la Dona, Núria Casanovas, apuntó que la prostitución «es una realidad completamente invisible» y , por lo tanto, «si la prostitución ha aumentado o no, nadie lo sabe». Invisibilidad que ha aumentado con la pandemia, según Casanovas, puesto que muchas mujeres ejercían la prostitución en casas.

Las sesiones de ayer estuvieron basadas en metodologías y alternativas abolicionistas en la intervención con mujeres en la prostitución y las de hoy se centrarán en visibilizar la necesidad de un cambio en la sexualidad masculina. Además, a través de la campaña ‘¿Puta yo?’, se presentará esta tarde una performance en el paseo de Vara de Rey para denunciar el estigma que sufren las mujeres en situación de prostitución o trata. «Hay que poner todos los prejuicios y estigmas sobre los puteros y no sobre las mujeres», afirmó Matesanz.

‘Adiós prostitución’

Desde Médicos del Mundo en Balears ayer se lanzó la campaña ‘Adiós prostitución’, que busca poner el foco en la falta de alternativas de las mujeres para poder poner fin a la prostitución y cambiar el uso de la palabra ‘puta’, según aunció su coordinadora en Baleares, que añadió que «puta no es la mujer, puta es la desigualdad, la pobreza y los puteros».

La formación de estas mujeres suele ser escasa, destacó MDM ayer, especialmente el de las transgénero. El acompañamiento de la mujer en el proceso de inserción laboral «es vital», puesto que muchas abandonan por la frustración que sienten por la precariedad de los trabajos que les ofrecen. La edad media de las mujeres en la prostitución está entre los 35 y los 45 años y, en su mayoría, son extranjera. Solo «el 5% de las mujeres que llegan al Lloc de la Dona son españolas», con un repunte en «nigerianas y latinoamericanas», informó Casanovas.

Compartir el artículo

stats