Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La madre de una familia monoparental en Ibiza logra también el permiso de paternidad

La jueza del Juzgado de lo Social de Ibiza se basa en «el interés superior» de las niñas y en «la quiebra del principio de igualdad»

La sala de vistas del Juzgado de lo Social, en la calle Gaspar Puig. j.a.riera

En una sentencia pionera en Baleares, el Juzgado de refuerzo de lo Social número 1 de Ibiza ha reconocido el derecho de la madre de una familia monoparental (tuvo dos hijas mellizas en agosto del año pasado) a sumar al permiso de maternidad también el de paternidad, después de que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) rechazase su solicitud.

El sindicato de enfermería Satse, que ha defendido en el juzgado los derechos de la madre, ha celebrado hoy esta sentencia. «Es una gran noticia aunque aún no es aplicable [para todo el mundo] hasta que haya una sentencia firme», ha explicado la secretaria de acción sindical de Satse, Isabel Horrach. La madre que ha obtenido este derecho se encuentra actualmente en situación de desempleo después de haber trabajado con un contrato temporal como enfermera en el hospital Can Misses, según recoge la sentencia.

En septiembre del año pasado la madre solicitó ante el INSS el permiso de 18 semanas por nacimiento y cuidado de menor: las 16 semanas que corresponde a todas las madres biológicas más otras dos por haber tenido un parto múltiple. Disfrutó de este permiso entre agosto y diciembre del año pasado. Posteriormente, a finales de abril de este año, solicitó ante el INSS ampliar el permiso con el que la normativa prevé para el otro progenitor, solicitud que fue denegada y que originó el litigio en el Juzgado de lo Social.

12 semanas menos cuatro

En concreto, la jueza sustituta del Juzgado de refuerzo de lo Social número 1 de Ibiza, Elena Martín, ha condenado al INSS a reconocer a la madre de las mellizas la ampliación del permiso en ocho semanas más, con el abono de la prestación correspondiente con una base reguladora de 84,95 euros por día.

Este año se ha equiparado el permiso de paternidad con el de maternidad y ha pasado a ser de 16 semanas. En 2020, cuando nacieron las mellizas este permiso era de 12 meses, pero, además, la normativa obliga, tanto en el caso de la madre como el padre, a que las primeras cuatro semanas se disfruten a la vez justo después del parto. Por ello, la madre de las mellizas ha obtenido ahora un permiso adicional de ocho semanas.

La jueza justifica su decisión en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Convención sobre los Derechos del Niño que son de obligada aplicación según recoge la Constitución Española. Así, la Convención sobre los Derechos del Niño determina que «todas las medidas que se adopten por las instituciones públicas o los tribunales considerarán primordialmente el interés superior del niño», entre ellas «el derecho a beneficiarse de los servicios e instalaciones de guarda» en los casos en que los progenitores trabajan. También establece que los niños deben estar protegidos contra «toda discriminación».

Precisamente, la jueza considera que existe «un trato dispar» entre los derechos de conciliación y vida familiar de las familias convencionales de las que, como en este caso, son monoparentales.

La sentencia concluye que la opción por el hogar monoparental «no delimita un vínculo diferente de atención y cuidado del menor y de sus propios derechos». De este modo, considera que la denegación del derecho de la madre a aglutinar el permiso de maternidad y paternidad supone «una quiebra del principio de igualdad».

Satse: "Seguiremos luchando para que se aplique"

El sindicato de enfermería Satse asegura que esta sentencia puede «abrir los ojos» a muchas madres de familias monoparentales para que soliciten su derecho a disfrutar también el permiso de paternidad. «Seguiremos luchando para que se aplique», asegura Isabel Horrach, secretaria de acción sindical del Satse, que recuerda que esta sentencia no es firme y, por lo tanto, todavía no crea jurisprudencia.

De hecho, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco falló en favor de una persona, en octubre del año pasado, en un caso idéntico al de Ibiza, según recoge la sentencia del juzgado ibicenco. El tribunal vasco admitió un recurso de la afectada después de que el juzgado de lo social le denegara el derecho a ampliar su permiso de maternidad con el de paternidad. La sentencia del TSJB del País Vasco ha sido recurrida por la Fiscalía.

Horrach destaca que «la filosofía» de la normativa que amplía el permiso de paternidad es que los niños puedan ser atendidos por sus progenitores «el máximo tiempo posible, prácticamente, con los permisos de lactancia, durante un año». En cambio, en las familias monoparentales este derecho se reduce a la mitad, lo cual, destaca, supone «un agravio comparativo».

Compartir el artículo

stats