Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

crisis sanitaria y restricciones

Tres test semanales de covid para los 176 profesionales de residencias sin vacunar en Ibiza

También será necesario para acceder a actividades deportivas y culturales a partir del 14 de agosto

Momento de la reunión del conseller y el presidente del Consell con los ayuntamientos.

Momento de la reunión del conseller y el presidente del Consell con los ayuntamientos.

Los 176 trabajadores de las residencias de Ibiza, tanto públicas como privadas, que no se han vacunado contra el covid deberán someterse, a partir de mañana, a tres pruebas de covid semanales. Así lo anunció ayer el conseller balear de Movilidad y Vivienda, Josep Marí Ribas Agustinet, tras una reunión con representantes de los ayuntamientos. «El objetivo es contener la pandemia y proteger a los más vulnerables», indicó el conseller, que calificó de «preocupantes» los contagios de coronavirus que se están produciendo en las residencias.

Así, a partir de hoy, estas instalaciones se blindan para tratar de evitar que el virus entre. Las medidas afectan tanto a trabajadores como a visitantes. Los primeros, en el caso de que no tengan la pauta completa de vacunación, deberán someterse a tres pruebas de covid semanales. Dos de ellas, al menos, tienen que ser PCR. Los profesionales en esta situación (un total de 176 en Ibiza) deberán acudir al covid exprés de la isla para las PCR mientras que, en el caso de los test de antígenos (máximo uno a la semana) podrán hacérselos en sus propios centros de trabajo, a los que Salud proveerá de los kits. Además de los completamente vacunados evitarán estas pruebas quienes hayan pasado el coronavirus en los últimos seis meses.

18,9% sin vacunar

En Ibiza hay un 18,88% de los profesionales de residencias que no tienen la pauta completa, aunque hay 23 de ellos que tienen la primera dosis, lo que supone que estarán completamente inmunizados en las próximas semanas. La nueva medida supone «prácticamente una prueba diaria» para los profesionales, indicó el conseller. Aunque en ningún momento se especificó, es más que evidente que esta medida busca presionar a los trabajadores no vacunados para que lo hagan.

A partir de hoy, los internos de los centros tampoco podrán recibir visitas de personas sin vacunar que no hayan pasado el coronavirus en los últimos seis meses, situación que deberán demostrar con el certificado covid (si el diagnóstico fue por PCR) o con un documento expedido por su médico que indique el alta por covid. Si no se da ninguno de estos casos, para poder visitar a un interno en una residencia será necesario presentar una prueba negativa de covid realizada en las 72 horas previas, si es una PCR o de 48 horas si se trata de un test de antígenos.

Desde la conselleria balear de Salud señalaron que se controlará que estos profesionales se sometan a las pruebas: «Se hacen en el covid exprés y se pasa lista».

De la misma manera, a partir de hoy sólo se permitirán las salidas de los internos de las residencias con el compromiso, por escrito, de sus familias de que durante el tiempo que permanezcan fuera de los centros únicamente se relacionarán con personas completamente vacunadas. Algo similar pasa con los campamentos. Desde hoy, los monitores deberán someterse a un test antes del inicio de la acampada. Todas estas medidas estarán en vigor, de momento, hasta el 23 de agosto, momento en que se revisan las restricciones de movilidad y horario.

Conciertos y eventos deportivos

«En el caso de Ibiza no hay grandes cambios», reconoció Marí Ribas antes de anunciar que a partir del 14 de agosto se limitará también el acceso a los conciertos y eventos deportivos. A partir de entonces, para poder acceder a estas actividades, todos los mayores de doce años tendrán que presentar el certificado de vacunación, de recuperación de la enfermedad o también una PCR o un test de antígenos hechos 72 o 48 horas antes, respectivamente. Estos eventos tendrán un aforo del 50% sin superar en ningún caso las mil personas en interior y las 5.000 en exterior.

Marí Ribas aseguró que esta exigencia no afectará a los que se encuentran en el limbo del pasaporte covid, es decir, personas que no se pueden vacunar porque han pasado el coronavirus hace menos de seis meses, pero que no pueden obtener el certificado porque les hicieron el diagnóstico sólo con antígenos. «No hace falta, con un documento de alta por recuperación de covid del médico es suficiente», indicó.

Compartir el artículo

stats