Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sant Josep asegura que la Policía Local acude «con mucha frecuencia» a ses Salines para frenar la venta ambulante

La conselleria de Medio Ambiente del Govern afirma que es un problema «de seguridad» y que es competencia del Ayuntamiento, a pesar de los perjuicios medioambientales de esta práctica ilegal

Uno de los vendedores ambulantes, este domingo en la playa de ses Salines.

Uno de los vendedores ambulantes, este domingo en la playa de ses Salines.

El Ayuntamiento de Sant Josep asegura que la presencia de la Policía Local en la playa de ses Salines para frenar la venta ambulante es «muy frecuente, al contrario de lo que se afirma». Estas declaraciones se producen después de las quejas de propietarios y trabajadores de la zona, recogidas en un reportaje publicado el lunes en este diario, que piden más efectivos policiales y aseguran que, cuando los agentes se marchan de la playa, la venta ambulante se reactiva en cuestión de minutos.

Material requisado la semana pasada por la policía. | POLICÍA SANT JOSEP

El Consistorio remitió ayer a este diario a un vídeo en redes sociales del pasado jueves de los agentes municipales interceptando una bolsa oculta en las dunas con material destinado a la venta ambulante. La policía, desde su propio perfil, también añadió imágenes de material requisado en la zona. El Ayuntamiento subraya que se realizan «otras intervenciones y operativos de manera habitual» en este Parque Natural.

Este diario intentó ayer hablar con Pilar Ribas, teniente de alcalde de Sant Josep y concejala encargada de la Policía Local, pero eludió hacerlo y un portavoz municipal remitió a este redactor a las publicaciones de la Policía Local en Facebook. La conselleria de Medio Ambiente del Govern, por su parte, señala que quien tiene competencias para frenar la venta ambulante es la Policía Local de Sant Josep, ya que «se trata de un problema de seguridad». Desde la conselleria aseguran que son conocedores de que existe este problema, pero insisten en que no es de su competencia, a pesar de los perjuicios medioambientales: los vendedores preparan sus productos en bolsas en la zona de las dunas, donde el paso de personas es constante y visible.

El PP de Sant Josep, por su parte, denunció ayer la «sensación de descontrol» ante la falta de efectivos de Policía Local a la hora de parar fiestas nocturnas y la venta ilegal: «Mientras a los comerciantes legales se les quitan plazas de aparcamiento y no se atiende a sus demandas, a quien ejerce ilegalmente y sin ninguna garantía, ya sea en la playa o en la vía pública, se le trata con total impunidad», lamentó el partido en una nota de prensa.

Compartir el artículo

stats