Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos policías nacionales, juzgados por robar casi 3 millones al Grupo Empresas Matutes en Ibiza

La Fiscalía pide cinco años de prisión para Rafael Rodríguez, el supuesto autor material del robo | Los tres acusados, dos policías nacionales y la mujer de uno de ellos, se sientan en el banquillo hoy | Está previsto que el empresario Abel Matutes declare este miércoles

Los dos policías nacionales detenidos en el momento de ser trasladados al juzgado de guardia.

El esperado juicio por el robo ocurrido en la sede del Grupo de Empresas Matutes la noche del 26 de octubre de 2013, en el que los ladrones se llevaron un botín de 2.767.000 euros, comienza hoy en Ibiza y durará hasta este viernes, aunque existe la posibilidad de que se alargue hasta el lunes, 21 de junio.

La vista oral la presidirá la magistrada Martina Rodríguez, titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Ibiza. Los acusados se sentarán hoy en el banquillo. El juicio debía haberse celebrado en junio del pasado año, pero debido a la pandemia del covid se pospuso hasta enero de 2021. A comienzos de este año la fecha volvió a cambiar por las mismas razones.

Durante la segunda y la tercera sesión del juicio declararán los testigos comunes de la defensa y la acusación, en su mayoría policías nacionales, informaron fuentes cercanas al caso. El miércoles está previsto que el empresario Abel Matutes declare ante la jueza. Entre los testigos que declararán el jueves se encuentra el perito de Deloitte, que en 2015 hizo un informe acreditando la cantidad de dinero que desde el Grupo Matutes aseguran que había en la caja. Las imágenes de las cámaras de seguridad de la Empresas Matutes podrán verse el viernes.

La Fiscalía acusa al exagente de la Policía Nacional Rafael Rodríguez de ser el supuesto autor material del robo y pide para él cinco años de cárcel por la comisión de un delito de robo con fuerza. El ministerio público también reclama que Rodríguez indemnice al Grupo de Empresas Matutes con 995.000 euros, cantidad que, supuestamente, aún falta por recuperar de los 2,7 millones robados, más los intereses legales. Rodríguez fue expulsado del cuerpo cuando, a raíz de su detención, se descubrió que también trabajaba como vigilante privado de seguridad en la sede del Grupo de Empresas Matutes, puestos que eran incompatibles.

Justicia

Juicio por el robo de 2,7 millones al Grupo Matutes

Tres acusados comparecerán ante la jueza durante el juicio, que se celebrará a lo largo de la semana. La Fiscalía pide cinco años para el supuesto autor material del robo, Rafael Rodríguez, exagente de la Policía Nacional. 


Testigos

Abel Matutes declarará ante la jueza el miércoles

El empresario y propietario del Grupo de Empresas Matutes deberá presentarse en el Juzgado de lo Penal número 2 de Eivissa el miércoles, a petición del abogado del acusado José Joaquín Fernández, Fernando Pamos de la Hoz. 

Para el agente José Joaquín Fernández la Fiscalía reclama 21 meses de prisión por el delito de encubrimiento y no exige indemnización. A diferencia de la Fiscalía, la acusación particular, ejercida por Grupo de Empresas Matutes -que también pide cinco años para Rodríguez como autor material y 21 meses para Fernández por encubrimiento-, reclama en su escrito que sean los dos agentes, junto con la pareja de éste último -a la que también acusan de encubridora y para quien reclaman un año de prisión-, quienes indemnicen al holding «de forma solidaria» con los 995.000 euros que aún siguen sin recuperar.

El robo de 2,5 millones

Según la Fiscalía, el robo lo perpetró una única persona, algo que algunas fuentes policiales califican de «inverosímil». En su escrito, la Fiscalía relata que, aquella noche, Rodríguez se aprovechó de su condición de personal de seguridad de Empresas Matutes para entrar en el edificio del grupo, en la avenida Bartomeu de Roselló de Vila. Su intención, según la acusación, era reventar la caja fuerte y para ello había comprado por internet botellas de acetileno y oxígeno y un soplete.

El expolicía agujereó la caja y sacó 2.757.000 euros. Escapó por el patio interior y se llevó el dinero robado a su casa. Por la mañana, aseguran, distribuyó el dinero en varios lugares. En un terreno suyo en Sant Llorenç puso 194.995 euros. En el maletero de su Ford Fiesta guardó 782.000 euros. El 1 de noviembre, cuando fue detenido, entregó a los agentes la primera cantidad. Cinco días después les dijo dónde estaba la segunda. El mismo día del robo, Rodríguez llamó a Fernández y le pidió que le ayudara a esconder el resto del botín. La acusación remarca que Fernández sabía que el dinero procedía del robo y que lo ocultó en dos cajas que enterró. Fernández, señala el escrito, entregó a la Policía las cajas el 2 de noviembre. En una había 140.000 euros y en la otra 655.000. Se recuperaron 1.772.000 euros, por lo que faltan 995.000.

Compartir el artículo

stats