Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria | Can Misses

El aparcamiento de Can Misses, atestado

Continúa sin controlarse que quienes aparcan acudan realmente a las instalaciones sanitarias

Buena parte del ‘parking’ del viejo Can Misses está vallado.

Buena parte del ‘parking’ del viejo Can Misses está vallado.

Aparcar en el recinto del Hospital Can Misses vuelve a ser una misión casi imposible después de que se haya recuperado la actividad ordinaria del centro, suspendida en parte durante la pandemia, y que se haya reabierto en el viejo hospital el centro de salud Can Misses.

El número de usuarios que acuden al recinto ha aumentado de forma considerable con la puesta en marcha de las instalaciones de Atención Primaria. Esto, sin embargo, no ha supuesto un aumento de plazas de estacionamiento en la zona. De hecho, muchos de los usuarios se han encontrado con que no podían dejar sus vehículos en el parking del viejo hospital porque está prohibido aparcar en prácticamente toda la superficie.

Una zona está ocupada por la carpa de toma de muestras para las pruebas de covid, la UVAC Exprés. Otra zona está ocupada por las ambulancias y, además, se ha prohibido dejar el coche pegado a la pared exterior, como era habitual. «Desde el 21 de enero se prohíbe aparcar en esta zona para facilitar el acceso a la UVAC Exprés. Se avisará grúa», rezan los carteles colgados en la valla del recinto.

El aparcamiento del hospital, ayer a media mañana. | VICENT MARÍ

En el aparcamiento principal se sigue sin controlar que quien accede lo hace porque acude al hospital. Varias de las plazas están reservadas para personal y ayer había una zona en la que estaba prohibido dejar el coche porque se estaban haciendo trabajos de mantenimiento en la fachada del edificio y no pocas plazas de coches ocupadas por motos, a pesar de que hay zonas específicas para estos vehículos.

Algunos usuarios tardaron más de media hora en poder aparcar y varios conductores, desesperados al ver que se les pasaba la hora de sus consultas, dejaban sus coches al final de las filas de estacionamiento, ocupando ya uno de los carriles habilitados para la circulación.

Compartir el artículo

stats