Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria

«El 50% de las 3.000 personas que atendió Cáritas Ibiza en 2020 son usuarios nuevos»

Gustavo Gómez, coordinador de la entidad en Ibiza, calcula que el año pasado la organización repartió «más de 200.000 euros en alimentos»

30

«El 50% de las 3.000 personas que atendió Cáritas Ibiza en 2020 son usuarios nuevos» J.A.Riera

Cáritas Ibiza está preparando la memoria social de 2020 y uno de los datos más impactantes que arroja el documento, según adelantó ayer su coordinador, Gustavo Gómez, es que la mitad de las cerca de 3.000 personas que la entidad atendió el año pasado nunca antes habían recurrido a ella. Asimismo, explicó que la organización ya ofrece, además de lotes de alimento, tarjetas con dinero. Hasta ahora ha repartido 60.  

Las cifras que maneja Cáritas Diocesana en Ibiza hablan por sí mismas del impacto que está teniendo la crisis del coronavirus en la sociedad pitiusa: de las «aproximadamente 3.000 personas» que solicitaron ayuda a la entidad el año pasado «la mitad eran usuarios nuevos», es decir, nunca antes habían recurrido a esta organización de la Iglesia. Este dato impactante lo facilitó ayer el coordinador de Cáritas Ibiza, Gustavo Gómez, que está preparando la memoria social de la entidad correspondiente a 2020.

El coordinador de Cáritas Ibiza, Gustavo Gómez, en la sede de la entidad, ayer. J. A. Riera

Para dar una idea de la magnitud del problema, Gómez también recordó las cifras de 2019. «Ese año la organización atendió en números redondos a unas 2.000 personas», lo que significa, a falta de contar con los datos definitivos del año pasado, que en 2020 se produjo un incremento del 50 por ciento. Asimismo, el coordinador destacó que «el año pasado se repartieron más de 200.000 euros en alimentos».

Desde que estalló la pandemia es habitual ver largas colas de personas que acuden a las instalaciones de Cáritas a pedir alimentos.  La entidad hace reparto en estos momentos cinco días a la semana, de lunes a viernes. Atiende a una media «de 50 familias al día», una cifra que «se ha estabilizado» ya que, según recordó el responsable de recursos y programa de alimentos de Cáritas Ibiza, Pedro Ramírez, «se ha llegado en algún momento a picos de entre 70 y 90 usuarios».

El responsable de recursos y programa de alimentos de Cáritas, Pedro Ramírez, muestra las tarjetas monedero para comprar en Eroski y Mercadona. J. A. Riera

«Con la intención de dignificar la ayuda alimentaria», la entidad ha decidido «dar un paso más» y ha empezado a ofrecer, desde hace dos semanas, tarjetas monedero, según anunciaron Gómez y Ramírez. De momento, hay disponibles 60, 30 de Mercadona, financiadas por Ferrovial, y 30 de Eroski, financiadas por La Sirena. El coordinador destacó las ventajas de este sistema de pago, que evita a los usuarios el tener que hacer cola para recoger los lotes de comida en Cáritas. Además, añadió, las tarjetas permiten a las familias adquirir los alimentos y productos de primera necesidad (higiene y limpieza) que consideren necesarios, por ejemplo, carne y pescado, que no se incluyen en los lotes que reparte la entidad. 

Son las trabajadoras sociales de Cáritas las encargadas de evaluar cada caso para decidir a quiénes se entregan estas tarjetas, cargadas con una cantidad limitada de dinero y que, en el caso de las de Mercadona, puede llegar a un máximo de 200 euros. «Las tarjetas se dan por un tiempo determinado, en estos momentos, un mes. Transcurrido ese periodo se vuelve a evaluar la situación de la familia», detalló Ramírez. 

El coordinador de Cáritas Ibiza explicó que ya el año pasado se empezaron a hacer pruebas para cambiar el sistema de trabajo de la entidad. «En el último trimestre, con la ayuda de Ferrovial, que colabora con nosotros desde julio de 2020, empezamos a repartir a algunas familias dinero en metálico para comprar alimentos», señaló. 

El responsable del programa de alimentos animó a otras empresas y a los comercios locales a que se impliquen en este proyecto para poner más tarjetas monedero a disposición de las familias necesitadas de la isla. «Por desgracia por ahora tenemos que hacer cribado. Nuestro objetivo en el futuro es disponer de los recursos económicos necesarios para poder ofrecer tarjetas monedero a todo el mundo que lo necesite y dejar de repartir alimentos en un bolsa como estamos haciendo ahora», subrayó.

Voluntarias en el almacén de Cáritas Ibiza. J. A. Riera

El almacén, «abastecido»

Tras el llamamiento que Cáritas Diocesana de Ibiza realizó el pasado mes de febrero ante el peligro de que su almacén de productos de alimentación quedara desabastecido, son numerosos los donativos que ha recibido por parte de empresas y particulares de la isla. «La respuesta ha sido increíble», aseguró Gustavo Gómez, tras confirmar que en estos momentos el almacén de la entidad «está bien abastecido». «Ayer mismo (martes 16 de marzo) nos llegaron 30 toneladas de alimentos no perecederos del Ministerio de Agricultura», detalló tras explicar que estos lotes de productos, que en Ibiza distribuye entre las entidades Cruz Roja, están cofinanciados por el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD).

Los bomberos de Eivissa, el pasado martes, y DC10, ayer, donaron alimentos a Cáritas

decoration

El pasado martes Cáritas también recibió 600 kilos de productos de manos de los bomberos de Ibiza, que llevan colaborando con la entidad y con Cruz Roja desde el año pasado. 

Ayer mismo, además, DC10 entregó a la entidad de la Iglesia varios palés de alimentos.

Cáritas, que cuenta con cinco puntos de reparto (Ibiza, Santa Eulària, Sant Antoni, Sant Jordi y Puig d’en Valls), tiene en su almacén productos de primera necesidad de todo tipo, incluidos vegetales, aunque Ramírez señaló que «entre las cosas que más hacen falta están los alimentos en conserva y los precocinados».

«El tejido empresarial y la población de Ibiza nos está apoyando mucho. También las administraciones han estado ahí cuando ha hecho falta», aseguró, por su parte, el coordinador de Cáritas Ibiza. En estos momentos, según adelantó Gómez, «la entidad está ultimando un convenio con el Consell y el Ayuntamiento de Ibiza para compra directa de alimentos y también para la contratación de personal».

«Nuestra intención no es solo proporcionar alimentos a las personas que lo necesitan sino también ayudarles a salir de la situación en la que se encuentran ofreciéndoles una atención integral prestándoles ayuda en temas como la vivienda o dándoles herramientas para mejorar su empleabilidad», remarcó. Gracias a este acuerdo con las instituciones, Cáritas Ibiza podrá mantener el personal extra que ha contratado, «una trabajadora social y un encargado de almacén», según detalló el coordinador.  

Compartir el artículo

stats