Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Localizada una muralla púnica en las obras del Parador de Ibiza

El hallazgo de restos púnicos y de un aljibe del siglo XVIII obliga a modificar el proyecto de construcción del ‘parking’ soterrado en la falda de los baluartes de Sant Jordi y Sant Bernat

Obras de construcción del aparcamiento del Parador del Castillo en Dalt Vila, ahora paralizadas. César Navarro

Obras de construcción del aparcamiento del Parador del Castillo en Dalt Vila, ahora paralizadas. César Navarro

Las obras de construcción del Parador de Turismo en el Castillo de Ibiza, en Dalt Vila, avanzan a un ritmo desesperante, a veces con sólo uno o varios operarios en el interior del histórico recinto, como ha podido comprobar este diario. Pero los trabajos del aparcamiento subterráneo a los pies de los baluartes de Sant Jordi y Sant Bernat están paralizados tras el hallazgo de varios restos arqueológicos de importancia: una muralla de época púnica y de un aljibe datada en principio en el siglo XVIII por los arqueólogos que trabajan para la constructora, Acciona.

Que se habían localizado restos de gran calado histórico se sabía desde que el pasado mes de noviembre el Consejo de Ministros aprobara la modificación del contrato para la construcción del futuro Parador por un coste de 2.168.180 euros. En concreto, se autorizó a Turespaña, responsable del proyecto, a modificar el contrato de rehabilitación del Castillo y Almudaina por ese importe. Este diario ha intentado desde entonces sin éxito recabar información de Turespaña sobre los motivos de esta nueva modificación.

Detalle de las obras, paralizadas, del aparcamiento subterráneo. César Navarro

La conselleria insular de Cultura, Educación y Patrimonio, Sara Ramón, adelantó ayer a Radio Ibiza Ser el detalle de estos restos, y confirmó posteriormente a este diario que su hallazgo «no ha paralizado» el proyecto constructivo del Parador. «Esto es un grano de arena en el conjunto del proyecto, algo muy puntual», añadió Ramón para restarle importancia a este nuevo contratiempo en el proyecto, que ha sufrido tres parones desde 2011.

«Al ejecutar las obras del túnel detectaron la posible presencia de restos de una muralla púnica», detalló ayer la consellera. Tras confirmarse la importancia de este hallazgo, y con la aquiescencia de los técnicos de Patrimonio del Consell, se decidió que debía modificarse el proyecto. «Pero no de la obra general, sólo para salvar estos elementos» localizados durante los trabajos del aparcamiento subterráneo, confirmó Ramón.

De esta manera, «consensuado con ellos [los responsables de Acciona], se decidió hacer una resolución para paralizar las obras para salvar estos restos», que será aprobada por el Consell «en los próximos días». La consellera adelantó que los restos de la muralla púnica y del aljibe del siglo XVIII «no sólo se salvarán sino que quedarán a la vista» en la resolución de los trabajos, «por lo menos parcialmente».

Compartir el artículo

stats