Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Maria Àngels Marí secretaria general de la Petita i mitjana empresa de Ibiza y Formentera: «Las empresas pitiusas reclaman no pagar impuestos»

«La situación entre el sector es de incertidumbre, la pandemia nos afecta a todos, confiábamos en la vacuna pero se retrasa mucho»

Maria Àngels Marí,secretaria general de la Pimeef, en la sede de la patronal pitiusa.

Maria Àngels Marí,secretaria general de la Pimeef, en la sede de la patronal pitiusa. J.A. RIERA

Maria Àngels Marí es la secretaria general de la junta directiva de la Petita i Mitjana Empresa de Ibiza y Formentera (Pimeef) desde 2012. Conoce de primera mano la situación de los pequeños empresarios y de los autónomos que configuran el tejido productivo de las Pitiusas. Dentro de la incertidumbre que generan los efectos económicos de la pandemia de covid reconoce que la situación es crítica, pero mantiene la esperanza en la recuperación, aunque no se atreva a ponerle fecha.

¿Cuál es el ambiente que se respira entre pequeños y medianos empresarios y autónomos?

De incertidumbre. La pandemia nos afecta en todos los aspectos por varios motivos. Cuando acabamos el año 2020 se empezó a anunciar la vacuna de Pfizer, luego salió la de Moderna y se produjo como un halo de esperanza al ver la luz al final del túnel, entonces pensamos que igual, aunque tarde, podríamos tener algo de temporada turística. Pensamos entonces que la vacuna llegaría rápido para alcanzar la inmunidad de rebaño, pero vemos que se retrasa mucho.

De hecho ha sido una de las quejas de la patronal...

Sí, y se nos dijo que no dependía ni del Govern balear, ni del Gobierno del Estado ya que la compra de las vacunas es a través de la Unión Europea y observamos esos retrasos con la fabricación y los problemas añadidos de ventas. El resultado es que todo ese proceso se está retrasando. Además, nos hemos encontrado con esta tercera ola con una incidencia acumulada muy, muy elevada. El caso es que ahora, a corto plazo, todo es muy incierto.

El Govern y los consells han lanzado planes de ayuda para los sectores empresariales que han tenido que cerrar sus puertas por la pandemia. ¿Son suficientes esas ayudas y, lo más importante, llegan?

Los empresarios están reclamando ayudas, pero también, y en esto insisten mucho, en no pagar impuestos mientras no generen ingresos. Todas las ayudas son bienvenidas, y desde el pasado miércoles ya se pueden solicitar las que ha sacado el Consell Insular de Ibiza junto con el Govern balear para los sectores que han tenido que cerrar como son hostelería, restauración y el comercio al por mayor que abastece al sector hotelero. También han cerrado actividades como gimnasios, así como todas las academias extraescolares y los centros de atención de cero a tres años.

Ya se están produciendo cierres de empresas. ¿Temen que haya más, tienen datos?

Sí, ya se están produciendo esos cierres. Datos exactos ahora mismo no tenemos, pero en dos semanas presentaremos la encuesta de actividad de 2020, que estará condicionada por el covid como principal problema de ese año, y sí que hemos preguntado en la encuesta si se plantean cerrar o hacer un expediente de regulación temporal de empleo. Nos consta que hay empresas que se lo están planteando y cierres ya ha habido. Cuando tengamos los resultados le podré contestar.

Decía antes que los empresarios lo que reclaman es no pagar, más que la ayuda directa. ¿A qué se refiere en concreto?

Efectivamente, más que los 1.500 euros a los que puedan optar, lo que piden los empresarios es que las administraciones den facilidades. Desde los impuestos locales a los de Hacienda para aplazar los pagos o de la Seguridad Social. Hay que decir que en este sentido es verdad que para el primer trimestre de 2021 se podrán aplazar impuestos inaplazables como el IRPF del alquiler o el de personal o el pagado a cuenta del impuesto de sociedades, pero hasta ahora no se podía. Esto ha provocado que muchos empresarios se hayan visto obligados a tener deudas con la Administración, por el retraso.

Maria Àngels Marí en su despacho de trabajo en la Pimeef. J. A. RIERA

Y las empresas que acumulan deudas con la Administración no pueden optar a las ayudas. ¿No es como la pescadilla que se muerde la cola?

Correcto, esta es otra de las alegaciones que presentamos a las ayudas del Consell porque si tienes un impago por un aplazamiento, directamente por falta de pago o una deuda a la Seguridad Social, lo que pedimos es un plazo para ponerse al corriente, porque al final esa ayuda directa de 1.500 euros por tres meses entre enero y marzo, del Govern y del Consell, los que la reciban la destinarán a pagar esos atrasos o deudas con la Administración.

¿Es una espiral de difícil solución?

Sí, si tienes un impago con Hacienda o la Seguridad Social y solicitas un aplazamiento para un pago pendiente te lo deniegan, es como dice una espiral. Por eso hemos solicitado al Estado que tengan en cuenta la realidad de las empresas.

Por lo que comenta la situación de las empresas pitiusas es muy mala. ¿Ustedes, que tienen contacto directo con ellas, piensan que van a salir de esta crisis?

Tengo la esperanza de que vamos a salir. Cualquier persona realista de Ibiza y Formentera es consciente de que el año 2021 no será bueno y sobre todo después de ver cómo hemos empezado el año. Hay muchos empresarios que se plantean este año como el 2020, pero tengo la esperanza de que a partir del segundo semestre de este año las cosas, poco a poco, vayan mejorando. El motivo es que esperamos que la inmunización crezca, que la distribución de la vacuna haya mejorado y que vaya unido a la mejora de los controles en puertos y aeropuertos, más de lo que se está haciendo hasta ahora. Luego también está que la gente tiene ganas de volver a entrar y salir, a viajar, y lo mismo que ocurre aquí ocurre fuera por lo que espero, como he dicho, que a partir del segundo semestre las cosas vayan mejor.

En estas fechas ya se tenía idea de como iba a ir la temporada, pero este año ¿qué previsiones manejan, cuándo empezará?

Ojalá pudiera darle una respuesta, ahora mismo no le puedo contestar. Es cierto que en años anteriores ya hablábamos de reservas, de previsiones y demás. Ahora nos encontramos en Balears, en España y en Europa inmersos en una tercera ola de la pandemia y, claro, nadie se plantea ahora mismo reservar sus vacaciones porque no saben lo que va a ocurrir. Es cierto que hemos escuchado anuncios como el de Ryanair, que dijo que en julio tendríamos los mismos vuelos que en 2019, pero creo que a medida que se vaya acercando la fecha se podrá ver cómo evoluciona. No lo sabremos hasta el último momento, hacer una previsión ahora es arriesgado.

Aprovechando oportunidades, ¿se han planteado cambiar el modelo turístico de Ibiza, basado en los últimos años en la fiesta y el lujo? ¿Se discute en el sector esta posibilidad?

El modelo turístico no se cambia de un año para otro o dependiendo de una pandemia. Algo bien hecho debe de ser un cambio consensuado con todos los sectores económicos y sociales. Pero es cierto que ese discurso es necesario plantearlo, haya o no covid, es importante saber cuál es el modelo económico que queremos, todos, para esta isla, de aquí a 10, 20 o 30 años. A corto plazo toda la actividad económica se tendrá que ir amoldando, como lo ha hecho hasta ahora, a todas la medidas sanitarias y de control.

En el otro lado de la balanza de la actividad económica de Ibiza y Formentera está el sector de la construcción, que parece haber pasado de puntillas por esta crisis y que mantiene su actividad. ¿Es así?

Efectivamente, el sector de la construcción, con todas las limitaciones sanitarias de 2020, ha ido trabajando, es verdad. Ahora el problema es que temen que en 2021 no se mantenga ese ritmo de trabajo. El motivo es que aquella empresa que haya empezado una obra en 2020 porque ya la tuviera prevista antes del covid ha ido haciendo e incluso ha aprovechado estos meses para hace reformas, pero ahora el problema es que llevamos un año con sectores económicos que no están trabajando por el covid y empieza a cundir el miedo entre los que tenían que realizar algún tipo de obra y esperan ante lo que pueda venir; eso está ahora frenando el sector de la construcción. Desde la Pimeef hemos solicitado, a principios de este año, tanto al Consell como a los ayuntamientos, que agilizaran la concesión de licencias de obra y de reformas para mantener una actividad económica en la construcción.

¿Y la petición ha tenido respuesta?

No, lamentablemente no. Lo hemos solicitado y es cierto que el Consell planteó, al principio de la pandemia, una serie de medidas para reactivar la economía en pleno periodo de crisis. De entre las propuestas presentadas por los agentes sociales solo se aprobaron algunas, pero todas aquellas relativas a la agilización de licencias de obra o reforma no, lamentablemente no.

En este año otro sector que se ha mantenido es el de la alimentación en detrimento del de ropa.

Sabemos que el sector de la ropa ha bajado y algún asociado nos ha comentado que lo que más vendían era prendas de deporte y de estar por casa, ropa cómoda. Esto es lógico porque desde hace un año prácticamente no hemos podido tener vida social y ha bajado el consumo de este tipo de artículos. Incluso nos han llegado a decir que la facturación equivalía a la que se hacía en la anterior crisis económica de los años 2011 y 2012. En cambio, en el sector de la alimentación se ha mantenido el consumo, salvo en aquellos establecimientos situados en zonas turísticas, que no han podido trabajar. Los situados en zonas urbanas nos han comunicado que estaban trabajando bien.

¿Los consumidores han respondido a las campañas a favor del pequeño comercio, de la tienda de cercanía?

Sí, se ha notado mayor sensibilidad en estos meses de restricciones hacia los comercios de proximidad. De todas formas, para analizar si esas campañas funcionan o no han de tener un rodaje. En el caso de Formentera, me comentan que la tarjeta ‘Compra a casa’ está funcionando muy bien y en Ibiza funcionan esas campañas, pero falta cierta implementación. Además de todas estas promociones es importante observar cómo se han producido cambios en los hábitos de consumo, que cada vez son más responsables. Pienso que la gente es cada vez más consciente a la hora de comprar en pequeños comercios y que ese cambio de mentalidad se está produciendo poco a poco.

¿Como secretaria general de Pimeef qué consejo le daría, en estos momentos, a un autónomo o a un pequeño empresario de las Pitiusas?

Lo primero es que mire bien todas las ayudas a las que puede optar, aunque pienso que debería haber más. Primero que valore su situación económica, que la estudie bien y que conozca todas las vías de ayuda a las que pueda acceder. Luego que analice si su negocio responde hoy a las necesidades actuales de sus clientes. Siempre aconsejo aprovechar situaciones como esta, de crisis, para darle una vuelta a nuestro negocio y ver si está en la línea de lo que pide el cliente. Los momentos de crisis son buenos para ver todas nuestras debilidades y oportunidades y aprovechar estas, dentro de lo malo, para hacer un cambio. Ese sería mi consejo.

Compartir el artículo

stats