Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo

Caída histórica del turismo extranjero y los ingresos en Ibiza en 2020

La isla perdió por la crisis el 80% de los visitantes británicos y el 84% de los ingresos

Playa de Ibiza sin turistas este verano

Playa de Ibiza sin turistas este verano

Las cifras definitivas de 2020 sobre la llegada de turistas en Ibiza en el conjunto de ese año dibujan un panorama nunca imaginado: la reducción en la afluencia de visitantes alcanzó el 80,3% de enero a diciembre respecto al año anterior. En cuanto al dinero que dejó el turismo, la cantidad de desplomó en un 84,1% (a falta de diciembre, que apenas hará variar el porcentaje), lo que supone haber dejado de ingresar 2.671 millones de euros en 2020.

Los datos dados a conocer por las estadísticas Frontur (sobre llegada de pasajeros) y Egatur (sobre gasto turístico) ponen de manifiesto que el aeropuerto de Ibiza regresó en 2020 a los niveles de 1975 en cuanto a número de pasajeros. Después de varios años de récords que ya empezaban a preocupar por lo insostenible de las cifras (más de 4 millones de llegadas en 2019), en 2020 solo llegaron 616.000 persons de todas las nacionalidades, es decir, una bajada del 80,3%.

Se trata, además, del mayor descenso registrado en los tres aeropuertos de Baleares, puesto que el de Menorca sufrió una bajada del 70% y el de Mallorca, del 74%.

El aeropuerto de Ibiza regresó en 2020 a los niveles de 1975 en cuanto a número de pasajeros

decoration

De hecho, el derrumbe de la industria turística pitiusa podría haber sido aún mayor, de no haber sido por el comportamiento del mercado español, que logró acaparar más de la mitad de esos 616.000 viajeros. En concreto, 310.902 fueron españoles y el resto, 305.138, fueron extranjeros. El turismo internacional cayó, por tanto, un 87,8%.

El mercado que sufrió un mayor e incontestable descalabro fue el británico, que perdió nada menos que el 93,5% de los turistas que tenía el año anterior. Tan solo vinieron a Eivissa y Formentera 52.988 ciudadanos del Reino Unido. Sin embargo, todos los mercados extranjeros registraron caídas superiores al 80%.

Zowy Voeten Turistas el verano pasado en la playa de es Canar

Pero si histórico ha sido el desplome en el número de visitantes llegados a las Pitiusas en la fatídica temporada de 2020, más notable aún ha sido la bajada del gasto turístico.

En concreto, según Egatur, todos los turistas que vinieron a Ibiza y Formentera durante el año pasado solo llegaron a dejar 504,2 millones de euros. Se trata de una cifra que puede parecer muy elevada, como sin duda es, pero que se halla muy alejada de la que Ibiza estaba acostumbrada a ver en la última década. En concreto, durante 2019 los visitantes gastaron un total de 3.176 millones de euros. Si se compara esta cifra con los 594 millones de 2020 se observa una bajada del 84,1%. De un año para otro se han perdido, de un plumazo, 2.671 millones de euros solo en las islas de Ibiza y Formentera.

No fue tan acusado, en cambio, el descenso del gasto que realizó cada turista, de media, durante su estancia en nuestras islas: 827,5 euros por persona, apenas 19 euros menos de lo que era habitual el año pasado. 

La ausencia de muchos alicientes que eran normales en otras temporadas turísticas anteriores y que esta vez se vieron limitados o incluso anulados por las restricciones del covid explican esta reducción en el gasto por persona que, sin embargo, no ha sido determinante.

En la isla de Mallorca, la caída del gasto global ha sido también de un 84%, mientras que en Menorca fue algo inferior: un 75%, según la misma estadística.

Estas cifras se conocen cuando el sector turístico pitiuso observa con inquietud la posibilidad de una nueva temporada afectada, en mayor o menor medida, por los efectos del covid. Los principales responsables patronales de Eivissa y Formentera ya dan por perdida la temporada de Semana Santa, que este año comienza especialmente pronto, a finales de marzo, dado que no ven posible que la pandemia quede neutralizada en un plazo tan corto de tiempo.

La mayoría de empresarios pone sus esperanzas en la temporada de verano, cuando se espera que las vacunas y las medidas de restricción surtan su efecto y permitan volver a abrir al menos gran parte de la oferta turística en Eivissa y Formentera, con las medidas de seguridad correspondientes.

Compartir el artículo

stats