Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Martínez-Fortún

Televisión cutre de Navidad

La historia de la televisión lo es de nuestras vidas, y aunque sobran cadenas donde elegir y la juventud ve principalmente series en plataformas y prefiere todo a la carta, algunos eventos como el mensaje del Rey, las campanadas, las cabalgatas de Reyes Magos y Reinas republicanas o el concierto de Año Nuevo siguen ofreciéndose en la misma caja tonta de siempre, en su variedad 1, 4, 5 o 3 donde este año Cristina Pedroche quiso epatar de nuevo y eligió una capa de libélula y su metamorfosis posterior -en sus propias palabras- de los insectos y los reptiles. Empero le falló el morbo porque las transparencias no se transparentaron y resultó una emulación de niña para la fiesta del colegio.

A una no le cae mal la chica, aunque sea ordinaria, porque es espontánea y simpática, pero lo que no perdona es su homilía trasnochada e inoportuna, como si alguna formación superior o título prestigioso la autorizarse para sermonearnos con autoridad sobre ningún tipo de amor, con orgullo ni sin él. Presenten las uvas con alegría y frivolidad los presentadores, enseñen su cuerpo hermoso ellas o ellos si quieren, aunque es curioso que lo último y en un entorno sumamente feminista nunca suele ocurrir, o su contorno desnudo aprovechándose del contraluz que este año falló, pero no nos metan rollos oportunistas como maestros de la nada. Abandonen sus pretensiones didácticas, por favor para siempre ya, y no nos castiguen con dosis extra de vergüenza ajena,que es preferible siempre el silencio al ridículo.

En cuanto a los anuncios, nos vence la nostalgia de una época en que en Navidad las muñecas se dirigían al portal para hacer llegar al niño su cariño, Jesús en el pesebre se reía alegrey los ángeles no eran sustituidos por elfos de orejas puntiagudas. Ahora el único anuncio donde se menciona a los Reyes Magos es para ponerlos de malos malísimos y menos mal que el pobre niño travieso no tiene que enfrentarse a ellos, porque se hubiera defecado de miedo aparte de quedarse sin regalos. Cutre empieza el 22. Esperemos que sea solo en la televisión.

Compartir el artículo

stats