Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Ventura

Columnista español

Vivimos malos tiempos para la libertad de expresión. Un amigo mío que es académico, ganador de todos los premios habidos y por haber y cuyos libros se estudian en las escuelas, pues resulta que una tuitera le ha criticado y dice que sus libros son patriarcales. Esta mañana he escrito en columnas de prensa y he hablado en tertulias de radio y televisión para denunciar este inmundo ataque contra la libertad de pensamiento y el silenciamiento que sufrimos los que no nos queremos someter. Me dicen también que en el condado de Pathaponialmuk, en el estado de Oregón, unos estudiantes de secundaria han votado a favor de retirar una efigie de Colón en un mural de su escuela. ¡Una nueva victoria de la intolerancia progre y la corrección política! Pese a todo, a mi no me calla nadie. La insufrible presión del gobierno socialcomunista no podrá con mi verso libre. Estamos peor que con Franco, que esa época tendría cosas malas pero podías hacer chistes de maricones y nadie te decía nada. Si no fuera gracias a la Audiencia Nacional y a los jueces que saben poner a cada uno en su sitio, ya uno no podría opinar tranquilo. Ahora publicaré un libro para denunciar que me silencian, y después volveré a estar frente a todos los micrófonos para repetir todas las veces que haga falta que no puedo expresarme. ¡Maldita censura progre!

Compartir el artículo

stats