Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xavier Sardà

TRIBUNA

Xavier Sardà

Mis efectos secundarios

«La primera dosis de AstraZeneca hace que vea a la Unión Europea como la suma incoherente de países en absoluta descoordinación»

En mi último artículo hablé de la vivencia óptima de la vacunación con AstraZeneca. Hoy tengo que hablar de los indeseables efectos secundarios.

Seguro que la primera dosis de la vacuna ha afectado mi visión de las cosas. En apenas una semana veo a la Unión Europea como la suma incoherente de países en absoluta descoordinación.

Observo atónito cómo se reúnen los ministros de sanidad europeos para hablar de la AstraZeneca, y el resultado final es que cada país va por libre. Vamos, que cada país la aplicará de forma distinta o no la aplicará. Debe de ser un efecto secundario. Vamos, que alucino. Un desastre la compra de vacunas, un desastre la falta de criterio colectivo y un desastre la sensación de inutilidad de la Unión Europea. Ayuso y Merkel quieren comprar Sputnik. Sálvese quien pueda y el último que cierre la puerta. Quién nos iba a decir que admiraríamos al Reino Unido del Brexit.

Finalizada la diáspora de los ministros de Sanidad, la comparecencia de nuestra ministra no ayuda mucho. Habla de casos de trombosis sin especificar que muchos de ellos no han provocado la muerte. Dice que a partir de ahora se administrará la vacuna a los mayores de 60, sin determinar la edad máxima de aplicación.

Los efectos secundarios también afectan a mi memoria. Primero dijeron que AstraZeneca solo para menores de 55 años, luego que también para mayores, luego que solo para mayores de 60 a 65, y ahora hasta 69… y ya veremos.

Ya pueden decir los científicos lo que quieran que, si los políticos acojonan al personal, esto es una calamidad. Por lo visto mucha gente no se atreve a vacunarse. La Unión Europea ha hecho más por los negacionistas que Bosé, Victoria Abril y sus mariachis.

Por cierto, que en Catalunya no hay vacuna que valga para que los ‘indepes’ formen Govern. Casi mejor.

¿Y ahora, qué? Siempre nos queda el humor. Me lo envían: «Última hora: AstraZeneca llega a un acuerdo con una famosa fábrica de quesos. Si no sales curado, saldrás semicurado.»

Compartir el artículo

stats