Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Petite maman', de Céline Sciamma: la armonía absoluta

No le sobra ni un plano. No le falta ni una escena. Es un milagro de película

Fotograma de 'Petite maman'.

'Petite maman' ★★★★★

Directora: Céline Sciamma

Intérpretes:  Joséphine Sanz, Gabrille Sanz, Nina Meurisse

Estreno: 29-10-2021


‘Petite maman’ es una de esas extrañas películas de apariencia sencilla, desnuda de todo artificio, de reducido metraje -apenas 70 minutos-, que al mismo tiempo resultan hermosamente indescifrables. Su directora, Céline Sciamma, ya ha dado probadas muestras de su talento con varios filmes en los que ha explorado la identidad de género, el afecto y la independencia: ‘Tomboy’, ‘Bande de filles’ y ‘Retrato de una mujer en llamas’. En apariencia, cambio de tercio temático y de tonalidad en ‘Petite maman’, un drama que se inclina hacia el relato fantástico con una naturalidad pasmosa. Un fantástico sugerido, como reafirma la bella cita a ‘La mujer pantera’, o el fantástico a través de las sombras. Últimamente se dice de muchas películas que son un milagro. Quizá con la crisis, la pandemia, las reducciones de aforos y el miedo de la gente a volver al cine sí que necesitemos milagros. Esta película lo es.

Porque es tan tensa como luminosa. No le sobra ni un plano. No le falta ni una escena. Tiene como protagonistas a dos niñas gemelas en estado de gracia. No es solo que estén bien, sean fotogénicas y se ajusten a los personajes. Imagino a Sciamma dirigiéndolas con todo el sentido común posible para extraer de ellas tal cantidad de gestos memorables. El relato arranca con una muerte en la familia y se prolonga, durante un tiempo de duelo y ausencia, a través de un reencuentro imaginario con la madre, pero cuando era niña. Siendo imposible, el filme fluye con tanta franqueza, con el tiempo perfectamente medido, sin ningún sobresalto melodramático que resquebraje la armonía absoluta.

Compartir el artículo

stats