Día del Periodista 50% DTO. Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Documental

'Emilia': un torbellino de modernidad en el XIX

Miguel Ángel Calvo Buttini dirige un documental sobre Pardo Bazán, ya en las salas de cine desde el pasado viernes

La actriz Pilar Gómez interpreta a Emilia Pardo Bazán. SALTO DE EJE PC Y TWIN FREAKS STUDIO

¿Puede existir época más apasionante que el siglo XIX en España? Miguel Ángel Calvo Buttini la documenta como nadie. Primero, en 'El Siglo de Galdós' como viaje imperdible por el autor de 'Los Episodios Nacionales'. Y ahora, con 'Emilia': donde camina de la mano de Emilia Pardo Bazán, atípica feminista a la par que católica, libérrima escritora, un torbellino de modernidad. El largometraje que combina ficción y documental ya puede verse en las salas de cine desde el viernes, incluidas las gallegas. Acaba de pasar por la Seminci... y sin embargo, permanece a la espera de su presentación en A Coruña: ciudad natal de la novelista.

Cuenta el director a este diario que “con mi cuarta película 'El siglo de Galdós' recibimos reacciones extraordinarias, ya conocía la relación epistolar de este escritor con Pardo Bazán pero en enero de 2021 vi además el monólogo teatral intepretado por Pilar Gómez”. De ese texto dramático escrito por Noelia Adánez y Anna R. Costa (representado por Teatro del Barrio) parte este rodaje: “Me quedé alucinado con la personalidad de esta intelectual gallega y vi la posibilidad de mezclar ficción con documental, tras investigar sobre esta firme defensora de los derechos de las mujeres”.

Aunque se buscó financiación en Galicia, no se logró el apoyo esperado y finalmente se montó una coproducción entre Madrid y Murcia. (Salto de Eje PC y Twin Freaks Studio). Gran parte del rodaje sí que se hizo en tierras gallegas, además de las citadas autonomías y la ciudad de París. Ante la cámara de Calvo Buttini pasaron, entre otras personalidades, Eva Acosta como biógrafa de Pardo Bazán, Xulia Santiso como conservadora de la Casa-Museo en A Coruña, la escritora Marilar Aleixandre, la experta en teoría de género Nerea Aresti, la estrella Michelín María Gómez (Magoga) “ya que a Emilia le encantaba escribir de cocina” o la autora Marta Sanz.

Pese a los intentos del director, aún no se ha conseguido una presentación oficial de la película en A Coruña: “Hablé con el ayuntamiento pero no han querido hacer nada, contacté con la Consejería de Cultura pero no me han contestado”. Sí que se ha logrado el apoyo de la Casa-Museo Pardo Bazán o la Real Academia Galega. Se celebró un preestreno en Santander (tan relacionada con la autora de 'Los pazos de Ulloa') además de presentaciones en otras ciudades españolas, “lo lógico habría sido una presentación en su ciudad natal pero desde el ayuntamiento solo nos han ayudado en el archivo municipal”. El equipo también accedió al castillo de San Antón o La Tabacalera (escenario de la novela 'La Tribuna'), visitó el pazo de Meirás y rodó en otros escenarios gallegos como el balneario de Mondariz (descanso estival de Pardo Bazán).

La llama del feminismo ya estaba encendida en el monólogo teatral y sigue ardiendo en esta adaptación cinematográfica. “El texto plantea muy bien momentos como cuando Emilia quiere entrar en la Real Academia Española, no la admiten (los académicos aparecen aquí hechos de cartón a propósito) y ella pide explicaciones... finalmente entra en el Ateneo”, indica Calvo Buttini. Lo que más le gustó al director fue “su feminismo transversal en una mujer católica y conservadora pero radical en la defensa de la igualdad”. Considera que Pardo Bazán “luchó contra la doble moral en las relaciones, decidió que se separaría de su marido y que haría lo que le diese la gana... la rebeldía de una mujer de estatus acomodado pero educada por sus padres en la igualdad”.

Y el viaje avanza así “por la apasionante época desde la década de 1860 hasta finales del XIX, en un contexto por el que pasan Isabel II, Prim o la Primera República”. Años de ferrocarriles y pólvora en los callejones, pero también de brillante cortesía: “Donde la gente se insultaba de una manera muy elegante, todos se odiaban pero a la vez eran amigos”.

Compartir el artículo

stats