Nueva legislatura

Compromís se aleja también del segundo escalón del nuevo Gobierno

La coalición recela de aceptar cargos vacíos de competencias o sin presupuesto: "Si se pospone la agenda valenciana no queremos estar ligados"

Los diputados de Sumar aplauden la intervención de Yolanda Díaz durante el debate de investidura de Sánchez.

Los diputados de Sumar aplauden la intervención de Yolanda Díaz durante el debate de investidura de Sánchez. / LEVANTE-EMV

Mateo L. Belarte

Compromís se borró del reparto de ministerios en el nuevo Gobierno, de manera voluntaria según el partido, y cada vez se aleja más también de lograr cargos en el segundo escalón del Ejecutivo, que según se había trasladado hasta ahora era el objetivo por el que renunciaron a entrar en la carrera por las carteras. La coalición asegura que "no renuncia" a ocupar alguno de los puestos intermedios con influencia sobre asuntos específicamente valencianos, si bien fuentes de la formación se muestran recelosas de asumir un cargo que según deslizan podría llegar vacío de competencias o de presupuesto y provocar un desgaste político a nivel doméstico en caso de no lograr avances durante la legislatura.

Los valencianistas aseguran que en ningún momento pujaron por alguno de los entre cuatro o cinco ministerios que previsiblemente recaerán en Sumar y que mantener esa estrategia centrada en el "qué" (en relación a los contenidos) y no en el "quién" (los nombres escogidos) también durante el reparto de esos cargos de segunda fila les otorga "más fuerza para negociar" la agenda autonómica en el seno del inminente nuevo Gobierno.

Así, fuentes de la coalición admiten que ahora mismo ven más lejana la posibilidad de optar a alguno de estos puestos que hace algunas semanas, cuando apuntaban a la posibilidad de pujar por alguna secretaría de Estado, dirección general o incluso algún comisionado de nueva creación y con ascendencia sobre los asuntos valencianos. Esta opción se inspira en la figura del comisionado para el corredor mediterráneo creado en 2018 por el entonces ministro de Transportes, José Luis Ábalos, quien confió el puesto al catedrático valenciano Josep Vicent Boira.

El modelo Boira, oportunidad y riesgo

El escollo principal para ese objetivo es que, en principio, estos cargos vinculados a la agenda autonómica colgarían de ministerios que apuntan a permanecer en manos del PSOE, lo que multiplica los temores de Compromís de sufrir una encerrona y quedar atrapado en un área sin capacidad de actuación. "No queremos estar ligados si se pospone la agenda valenciana", reconocen desde la coalición.

En una línea muy similar pero menos explícita se expresó la diputada de Compromís y portavoz adjunta de Sumar en el Congreso, Àgueda Micó, quien aseguró que no están en peleas de "sillas". En declaraciones a los medios en un acto por la financiación, sostuvo que su partido aspira a que el nuevo Ejecutivo sea "sensible a los intereses valencianos" y que "cada uno de los ministerios tenga sensibilidad" hacia la autonomía y "desarrolle" sus reivindicaciones pendientes.