Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La estrategia del PP de Madrid

Las 4 cortinas de humo de Ayuso

La política madrileña ha protagonizado un crecimiento político vertiginoso gracias a su habilidad para desviar la atención de sus propios problemas

Isabel Díaz Ayuso. EFE

Tras el derrocamiento de Pablo Casado, en febrero, y la elección como presidenta del PP de Madrid, en mayo, Isabel Díaz Ayuso pasó el verano con un perfil más o menos bajo, para lo que es habitual en ella. Ahora ha vuelto a la carga por dos razones principales: por el grave problema con la sanidad pública y la huelga de médicos y porque está en una larga precampaña que quiere que culmine con una mayoría absoluta el próximo mes de mayo.

Después de llegar en agosto de 2019 al Gobierno autonómico de una forma casi milagrosa (Casado la colocó de candidata por descarte) y tener que pactar con Vox Ciudadanos para lograr su investidura, Ayuso ha protagonizado un crecimiento político rapidísimo, más incluso que el de Pablo Iglesias. Para ir marcando la agenda y también protegerse y desviar los problemas utiliza dos herramientas muy a menudo cortinas de humo. Estas son las principales.

Sánchez, enemigo público

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se convirtió en 2020, con el confinamiento por covid-19, en el principal tema de conversación de Ayuso. Buscaba el cuerpo a cuerpo con Sánchez y lo encontró casi siempre, una reacción que a ella le aportó relevancia.

La beligerancia de la dirigente conservadora aumentaba cuando había quejas por la falta de rastreadores en Madrid (había uno por cada 45.000 personas cuando se recomendaba uno por 4.000) o cuando empezaron a salir noticias sobre su protocolo en las residencias de mayores (avisó de no trasladar a hospitales a residentes con un alto nivel de dependencia o deterioro cognitivo). Entre el 2 de marzo y el 30 de abril, murieron 7.291 mayores sin ser llevados a un hospital, según 'Infolibre'.

Ayuso se opuso a las principales decisiones durante el confinamiento de Sánchez ("Yo no voy a cerrar Madrid", fue uno de los lemas), lanzando un nacionalismo madrileño que después ha replicado con otras iniciativas como el ahorro de energía reclamado por el Gobierno ("Madrid no se apaga"). Estos últimos días, ha acusado a Sánchez de querer "tener a la oposición en la cárcel".

La monarquía

La marcha de Juan Carlos I de España por sus escándalos financieros y los problemas evidentes para su hijo, Felipe VI, también han facilitado a Ayuso vías de escape. En diciembre de 2020, cuando ya se habían empezado a publicar informaciones sobre los negocios de su hermano con el Gobierno madrileño y la oposición le apretaba con la posible corrupción, ella sacó en varios momentos al emérito en sus discursos. Llegó a decir que "no todos somos iguales ante la ley" y aseguró que Juan Carlos I podía regularizar su situación con Hacienda cuando le diera "la gana".

Ahora, cuando los médicos amenazaban con la huelga en Madrid, declaró en una entrevista que la monarquía es "una víctima" de Pedro Sánchez y que el presidente pretende "recuperar la república".

La banda terrorista ETA

"ETA está más viva que nunca", afirmó la dirigente popular en octubre de 2021. Para Ayuso los acuerdos a los que ha llegado el PSOE con EH Bildu para negociar leyes, incluida la más importante, la de los Presupuestos Generales del Estado, supone pactar con ETA. Lo ha dicho más de una vez, obviando también que la banda armada dejó la violencia hace 11 años.

Esta misma semana, Ayuso aseguró que el Ejecutivo de coalición había dado orden de dejar de investigar los crímenes etarras, algo que Interior ha desmentido con datos: desde que Sánchez llegó a la Moncloa han sido detenidas 41 personas por delitos de terrorismo relacionados con ETA y 12 eran miembros de la organización. Las fuerzas de seguridad se han incautado también de 200 armas de fuego.

El independentismo catalán

En julio de 2021, Ayuso mantuvo una reunión bilateral con Sánchez en la Moncloa que dedicó casi íntegramente a hablar del independentismo catalán y solo un poco a la Comunidad de Madrid que preside. La alianza del Gobierno de coalición con ERC ha sido una constante en sus discursos, con constantes advertencias sobre la supuesta ruptura de España. Ayuso también se ha enfrentado a los republicanos, que consideran que los sucesivos gobiernos del PP han convertido Madrid en un paraíso fiscal.

La política madrileña cree que la necesidad que tiene el jefe del Ejecutivo de pactar y contentar a los independentistas catalanes (y también vascos, de EH Bildu) hace imposible que el PP pueda llegar a ningún acuerdo con Sánchez. Tras la gran manifestación del domingo pasado, sostuvo que el dirigente socialista quiere apoyarse en sus socios independentistas para "desmembrar España como nación". "Madrid es una pieza esencial a batir", apuntó.

Compartir el artículo

stats