Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presión migratoria

Las solicitudes de asilo en la UE se disparan a niveles de la crisis de refugiados

La presidencia checa de la UE alerta de que los sistemas nacionales de acogida se encuentran bajo presión | Alemania, Austria, Francia, España e Italia sumaron en agosto el 74% de las peticiones de protección internacional

Demandantes de asilo duermen al raso en una calle del centro de Bruselas. Reuters

La situación en Europa empieza a parecerse poco a poco a la de 2015, el año de la crisis de los refugiados, cuando más de un millón de personas llegaron al continente europeo huyendo de la guerra de Siria y solicitaron asilo en la Unión Europea. Siete años después, las cifras confirman que la presión no solo no ha desaparecido sino que aumenta. Solo en el mes de agosto, los países de la Unión Europea recibieron 77.595 solicitudes de asilo, 11.000 más que en el mes de julio, y un 54% que un año antes. "Entre mayo y julio de 2022, el número de solicitudes de protección internacional que se presentaron en los países de la UE alcanzó máximos mensuales que se vieron por última vez durante la crisis de los refugiados de 2015-2016", avisa la Agencia Europea de Asilo en uno de sus últimos análisis.

Según la agencia Frontex, en los 10 primeros meses del año se detectaron 275.000 llegadas irregulares en la UE, un 73% más que en el mismo periodo de 2021 y el número más elevado desde 2016. Esto, sin contar con las 250.000 demandas de protección temporal -particularmente de ucranianos- registradas en agosto, que elevan a casi 4,7 millones las personas amparadas desde el inicio de la invasión rusa el pasado 24 de febrero, y a casi 5 millones el número de refugiados y solicitantes de asilo en 2022, según la agencia europea. 

"Los sistemas nacionales de asilo y acogida de los Estados miembros se encuentran bajo una presión muy alta", ha admitido la presidencia checa en el resumen del Consejo de ministros de Interior extraordinario celebrado este viernes para examinar la presión en el Mediterráneo central y otras rutas migratorias, a la luz del caso del barco 'Ocean Viking'. "El fuerte aumento de las llegadas, combinado con el número de personas que huyen de Ucrania y necesitan alojamiento, está amenazando el funcionamiento de los sistemas de acogida en la UE, que ya están saturados en algunos países", alertaba recientemente la agencia. 

Tensión entre los gobiernos

Es el caso de Bélgica, cuyas autoridades llevan desde hace semanas en el ojo del huracán por dejar a su suerte en las calles a centenares de inmigrantes y solicitantes de asilo, mujeres y niños incluidos, sin darles alojamiento en los centros de recepción por falta de plazas. El aumento de la presión han hecho, sin embargo, disparar las tensiones en otros Estados miembros que dicen estar desbordados. Algunos, como Austria, Hungría y Serbia, ya han empezado a hacer alianzas para blindar sus fronteras e impedir más llegadas. 

El objetivo de su canciller, Karl Nehammer, lo mismo que el de su homólogo húngaro, Víktor Orban, y el serbio, Aleksandr Vucic, es impedir lo que denominan "asilo a la carta" o "turismo de asilo" procedente de "India o Túnez" a través de la ruta de los Balcanes occidentales, la principal vía de entrada en el continente en estos momentos. "Hay que darse cuenta de esa petición de ayuda de los países que están sufriendo una presión enorme, como Austria, en la ruta de los Balcanes occidentales. Es necesario que tengan un plan de acción para que se resuelva el problema que tienen", ha reconocido el ministro de interior checo, Vit Rakusan.

La ruta de los Balcanes

Solo en los 10 primeros meses del año se habrían producido a través de esta vía 22.300 llegadas, el número más elevado desde 2015 y un 141% más que hace un año. Según la última estadística publicada este viernes por Eurostat, los sirios siguen ocupando la primera plaza en cuanto a solicitudes de asilo (11.860 en agosto) por delante de los afganos (10.675), cuyas llegadas han repuntado desde la toma del poder por parte de los talibanes. Estas dos nacionalidades suponen un tercio de todas las demandas, por delante de indios (4.170), turcos (4.105), con llegadas récord desde 2014, y venezolanos (3.565). 

Alemania, según la última comparativa de Eurostat, sigue siendo el país que más solicitudes recibe (22% del total), seguido de Austria (18%), Francia (15%), España (11%) e Italia (8%). Entre los cinco países sumaron en agosto el 74% de las demandas. A su llegada a la reunión de ministros el titular de Interior español, Fernando Grande-Marlaska, ha avisado que no se puede "desatender ninguna de las rutas" y que es necesario cerrar un acuerdo sobre el "pacto de asilo e inmigración" antes del finales de la legislatura europea.

Compartir el artículo

stats