Alertan de la acumulación de escombros en una zona boscosa de Cala Vedella

Cerca de la carretera a Cala Vedella hay dos puntos con decenas de sacos con material de obra

Una vecina ya vio restos en la zona el pasado mes de julio

Uno de los dos montones con escombros cerca de la carretera a Cala Vedella.

Uno de los dos montones con escombros cerca de la carretera a Cala Vedella. / DI

Toni Escandell Tur

Toni Escandell Tur

Fue en julio cuando una vecina dio la voz de alarma: en una zona boscosa cercana a la carretera que va a Cala Vedella alguien estaba depositando escombros. «No es una zona industrial. Es un bosque enorme y la gente aprovecha que no hay nadie para dejar ahí sus escombros», relata Nadine Piessevaux, la persona que avisó al Ayuntamiento de Sant Josep de lo que estaba sucediendo. Explica que lo vio por primera vez en julio; luego, en septiembre y, de nuevo, en el mes de enero. Se trata de un terreno de propiedad privada, informan desde el Ayuntamiento de Sant Josep.

Aspecto actual de otros escombros a escasos metros. | DI

Aspecto actual de otros escombros a escasos metros. / DI

Piessevaux no reside en la isla todo el año, pero tiene una segunda residencia en la localidad y viene con frecuencia. Los escombros continuaban allí ayer por la mañana. Concretamente, hay dos montones —con menos de 100 metros de distancia entre uno y otro— de sacos blancos con material de obra.

«Supongo que son cosas de una rehabilitación o modernización de alguna casa», añade Piessevaux. Esta vecina de la zona de Cala Vedella asegura que vio cómo alguien depositaba escombros en este punto desde un vehículo. En ese momento trató, corriendo, de tomar una fotografía, aunque no alcanzó a capturar la matrícula, según cuenta en conversación con este diario. Con todo, decidió presentar una instancia ante el Consistorio en julio de 2023. Asimismo, presentó otro escrito formal el 6 de septiembre, ya que los escombros seguían allí.

Seguimiento del caso

Desde el Ayuntamiento, al ser consultados por esta cuestión, explicaron el mes pasado que «desde el momento en el que entró el registro de entrada el día 21 de julio, el celador del Ayuntamiento ha realizado visitas a la zona para dejar constancia de que existe un vertido de residuos». «A partir de aquí, desde el día 31 de julio se realizó el seguimiento de este caso, requiriendo a los propietarios de la parcela la limpieza inmediata del terreno, la retirada de los residuos acumulados y la eliminación de la vegetación que pueda suponer un riesgo», añaden desde el Consistorio.

Expediente sancionador

Sin embargo, las mismas fuentes municipales indican que, «como no se realizó la limpieza de acuerdo con el requerimiento, se inició el expediente sancionador por incumplimiento del mismo el día 2 de octubre». La multa y el requerimiento de limpieza recae sobre la propiedad del terreno. La multa en estos casos puede ser de 900 euros, añaden.

Desde el Ayuntamiento no tienen constancia de que los propietarios hayan denunciado el vertido de residuos en su parcela por parte de terceros.