Vuelta al cole en Ibiza: la cuesta de septiembre llega a las librerías

La nueva ley educativa «ha sustituido algunos libros de texto que había por otros nuevos»

Material escolar en la librería El Quijote. | MIGUEL GONZÁLEZ

Material escolar en la librería El Quijote. | MIGUEL GONZÁLEZ / Miguel González

Miguel González

Llega el mes de septiembre y las librerías vuelven a abarrotarse de gente que se prepara para la vuelta a clase. Cada año, la llegada del curso escolar supone tanto un desembolso importante para las familias como un ingreso extraordinario para las librerías. Esta vez, las elevadas subidas de precios y la gradual llegada de los libros de texto digitales a través de chromebooks hacen que vendedores y compradores tengan que adaptarse a unas nuevas condiciones.

«Los libros están igual de precio, pero el material escolar ha subido». Así comenta Javier Benítez, un padre de dos niñas que están en la ESO, la inversión que tendrá que realizar durante estos días. Más concretamente, prevé que los costes por cada una de sus hijas serán de «400 euros en libros, 50 en material y 100 en uniformes».

Agustín Blasco, un padre de dos hijos, asegura: «Nos gastaremos 100 euros por niño porque son muy pequeños y todavía no necesitan libros de texto». A pesar del importe relativamente bajo que le supondrá, reconoce: «Se notará la subida de precios».

Libros de texto en la librería El Quijote. | MIGUEL GONZÁLEZ

Libros de texto en la librería El Quijote. | MIGUEL GONZÁLEZ / Miguel González

Otro cliente que compraba material para sus dos hijos, CAC, prevé que los costes totales ascenderán a «150 euros el uniforme, 500 los libros y 100 el material de cada uno. Al final, entre unas cosas y otras, llegaremos a 1000 euros por cada hijo». Finalmente, ironiza: «No será tan caro como la gasolina o la luz».

Las librerías confirman que, efectivamente, los precios han crecido. LRR, trabajadora de la librería Hipérbole de Vila, explica: «Ha subido de precio todo el material, pero lo que más ha aumentado sido el papel. El coste de la vida en general va en aumento».

Los propietarios de la librería El Quijote de Sant Antoni, Jesús y Álex Navarro, detallan: «El coste de la bobina de papel está un 40% o un 50% más caro, el papel tratado ha crecido en un 30% o un 35% y el material subirá entre un 10% o un 15%».

Bolígrafos en la librería Hipérbole. | IRENE VILÀ CAPAFONS

Bolígrafos en la librería Hipérbole. | IRENE VILÀ CAPAFONS / Miguel González

Los puntos de venta son conscientes de este esfuerzo que sus clientes han de realizar y LRR comenta: «Ofrecemos listas de material más básico y barato para ayudar a las familias». Al ser preguntada por las ventas hasta el momento, esta empleada responde: «Hemos trabajado como el año pasado y vamos vendiendo bastante material, pero se nota que la gente tiene menos dinero».

Por su parte, Jesús y Álex Navarro confían en que «las ventas sean buenas. Pase lo que pase, las mayores ventas del año las hacemos este mes. De momento, ya viene gente con listas de libros y el otro día una mujer se gastó 80 euros». Sin embargo, matiza: «Las librerías no se llevan los 700 euros que dicen que cuesta la vuelta a clase. Un lote de libros son 200 euros».

Los dueños de este establecimiento explican su maniobra para evitar, en la medida de lo posible, traspasar el aumento de precios a sus compradores: «En mayo, antes de la subida de precios, compramos mucho material a una marca de material escolar y lo hemos almacenado hasta ahora, así que podemos venderlo a un importe más bajo».

La cuesta de septiembre llega a las librerías

La cuesta de septiembre llega a las librerías / Miguel González

Los colegios e institutos también intervienen para ayudar a las familias a sobrellevar estos gastos extraordinarios. Los gerentes de la librería El Quijote mencionan el reciclaje de libros de texto promovido por las APA de centros escolares, que «es verdad que nos hace competencia, pero hace que los niños cojan el hábito de cuidar los libros si quieren conseguir los del curso siguiente». LRR afirma que este servicio «afecta más a los libros que al material escolar».

Tanto LRR como Jean Pierre Quiroz, otro trabajador de la librería Hipérbole, informan de que no esperan que los compradores se dirijan antes a su establecimiento para evitar aglomeraciones ni para ahorrarse supuestas subidas de precios posteriores. LRR añade: «La gente no va a venir antes y, normalmente, prefiere esperar a última hora para hacer sus compras. Nosotros podríamos atenderlos mejor si viniesen en agosto o a principios de septiembre».

Por el contrario, los responsables de El Quijote sí han observado que los clientes son más previsores que en otras ocasiones: «Hay padres que compran antes porque piensan que los precios van a seguir subiendo. Ya hemos hecho ocho o diez listas de libros que nos han traído».

En los últimos años, las librerías han lamentado el uso de los libros de texto electrónicos en algunos centros. Quiroz señala: «Hay institutos que siguen en papel y hay gente que lo prefiere aunque venga de institutos que usan el chromebook». Los gerentes de El Quijote confirman que la aparición de estos dispositivos «ha bajado mucho nuestras ventas».

Quiroz también comenta los efectos de la nueva legislación de educación, que «ha sustituido algunos libros de texto que había por otros nuevos» . Por tanto, prevé que aumentará ligeramente las ventas de manuales.

Suscríbete para seguir leyendo