Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ibiza y Formentera dicen adiós a las mascarillas con una de las incidencias más bajas desde noviembre

Las Pitiüses se mantienen como las islas de Balears menos afectadas por el virus

Imagen de archivo de turistas aún con mascarilla.

Ibiza y Formentera se despiden hoy de la obligatoriedad de llevar la mascarilla en interiores (salvo excepciones) con una de las incidencias más bajas de coronavirus registradas en las Pitiusas en los últimos cinco meses. Así lo revelan los datos del visor covid de la conselleria balear de Salud, actualizados ayer a mediodía. La conselleria no facilitó ayer el número de hospitalizados por covid en estos momentos en las Pitiusas cifra de la que, recordó, se informa una vez a la semana, los jueves.

En estos momentos, Ibiza registra 168,8 contagios por cien mil habitantes a dos semanas. Es la cifra más baja, salvo la registrada hace diez días, contabilizada en la isla desde mediados de noviembre. Una situación parecida se da en Formentera, donde la incidencia no bajaba de los 35 desde el 29 de noviembre. En el caso de Ibiza, el indicador a una semana es de 61 contagios, muy por debajo de la mitad a dos semanas, lo que augura que, salvo un brote, la afectación del covid seguirá bajando. En Formentera, en cambio, no se da este hecho, aunque hay que matizar que, debido a la escasa población, un contagio de más o de menos hace variar mucho estos indicadores.

Hay que matizar, sin embargo, que en estos momentos únicamente se realizan pruebas de covid a las personas vulnerables, al personal de centros sanitarios y sociosanitarios así como a quienes tienen que ingresar en un hospital. Este cambio en la estrategia, realizado hace unas semanas, ya hacía prever que las cifras de afectación del virus se redujeran. Hay que tener en cuenta, además, que los últimos cinco días han sido festivos, por lo que el número de pruebas de coronavirus realizadas se ha reducido y, en consecuencia, el de positivos y la incidencia.

Por municipios, únicamente Sant Josep registra el día previo a la posibilidad de desprenderse de las mascarillas su indicador más reducido de los últimos cinco meses: 162,5 casos a catorce días. Los 197,5 contagios con los que cuenta Vila son la segunda cifra más baja tras la registrada hace unos doce días: 187,5. Ésta es, precisamente, la incidencia que registra en estos momentos Sant Antoni, 66 más de los que registraba hace apenas dos semanas, cuando únicamente tenía 121. Es, de hecho, el término de las Pitiusas donde el repunte de covid registrado las últimas semanas ha sido más acusado. Sant Joan y Santa Eulària también han experimentado un pequeño repunte en los últimos días, aunque más suave. En todos los municipios, sin embargo, el indicador a una semana está muy por debajo de la mitad de los contagios a dos semanas, lo que indica que la incidencia seguirá reduciéndose.

El Govern balear recordó ayer a mediodía que la mascarilla seguirá siendo obligatoria en farmacias, transporte público y en centros sanitarios y sociosanitarios. Además, recomendó mantenerla puesta en los centros públicos «cuando no se pueda mantener la distancia de un metro y medio en los espacios comunes» o cuando no haya mamparas de seguridad. «Así, la mascarilla seguirá siendo obligatoria en lugares como los hospitales, los centros de día, los servicios de prevención, autobuses, taxis o centros de atención a la dependencia», indicó la consellera de Presidencia, Función Pública e Igualdad, Mercedes Garrido.

Compartir el artículo

stats