Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern pide datos sobre los restaurantes del Parque Natural de Formentera

La conselleria balear de Medio Ambiente quiere conocer en qué situación se encuentran los establecimientos situados en la zona protegida de ses Salines

Vista aérea de la zona norte de Formentera del Parque Natural de ses Salines. Gerardo Ferrero

El director general de Espacios Naturales y Biodiversidad de la conselleria balear de Medio Ambiente, Llorenç Mas, ha remitido al Consell de Formentera una carta, fechada el pasado 16 de septiembre, en la que solicita «información relativa al establecimiento llamado Beso Beach localizado en la playa de Cavall d’en Borràs en el ámbito del parque natural de ses Salines de Ibiza y Formentera».

En la carta el director general recuerda que este establecimiento «conjuntamente con otros» que se encuentran en la citada playa, en ses Illetes y en la playa de Llevant, como Molí de Sal, El Pirata, Juan y Andrea, El Tiburón, Levante y El Ministre, «han solicitado concesión de ocupación de bienes del Dominio Público Marítimo Terrestre (DPMT), a tenor de la disposición primera de la Ley de Costas para regularizar su actividad dentro del Dominio Público Marítimo Terrestre».

Dentro de la tramitación, la citada dirección general solicitó al Consell Insular de Formentera «información relativa a la legalidad urbanística y licencia de actividades de dichos establecimientos» en 20 de octubre de 2021. Aunque en el documento se señala que «a día de hoy no se ha recibido respuesta alguna a esta petición de información».

La carta da cuenta del compromiso que adquirió la citada dirección general a raíz de la reunión de coordinación, celebrada el pasado 5 de agosto de 2022, en la que también participaron representantes de la Guardia Civil y representantes de Costas, para «estudiar los impactos negativos para el medio ambiente que se producen en este lugar concreto en el entorno del establecimiento denominado Beso Beach.

En este sentido Llorenç Mas da cuenta que el equipo gestor del Parque Natural de ses Salines, mediante su celador, «ha detectado diferentes incidencias ambientales relacionadas con estas actividades y que podrían tener el foco de atracción en el establecimiento conocido como 'Beso Beach'.

La carta hace especial referencia al citado establecimiento ya que considera que «puede estar actuando como foco de atracción, del que se han derivado de forma improvisada la celebración de botellones y fiestas multitudinarias en los alrededores de este establecimiento con las consecuentes incidencias ambientales sobre el sistema dunar».

Desde el Consell de Formentera se espera a la reunión prevista para hoy entre el conseller balear de Medio Ambiente, Miquel Mir, y la presidenta del Consell de Formentera, Ana Juan, en la que además de este tema se abordaran otros a petición de Juan.

La mayoría de los establecimientos señalados son de la empresa Ibifor, filial de Salinera Española, creada a mediados de los ochenta del siglo pasado para la gestión de los establecimientos turísticos, restaurantes y apartamentos que se encuentran al sur de Ibiza y al norte de Formentera, en el espacio que ocupan las salinas de ambas islas. Zonas que eran consideradas privadas hasta la aprobación de la Ley de Costas y la ejecución del correspondiente deslinde de la zona marítimo terrestre.

Lo que pide ahora el Govern al Consell es que le informe sobre la situación urbanística de esos establecimientos y sobre las correspondientes licencias de actividad como restaurantes.

Compartir el artículo

stats