Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana Santa | Formentera

Unas fiestas sin apenas turistas

La actividad durante estas fechas festivas ha sido simbólica con la mayoría de los hoteles y los restaurantes de playa cerrados, con la excepción de es Caló | La mayor parte de los visitantes que se han escapado a Formentera procedían de Eivissa y Mallorca

5

Unas fiestas sin apenas turistas Carmelo Convalia

La presencia de visitantes en Semana Santa no ha variado demasiado con respecto a las mismas fechas antes del covid. Lo que se ha notado es una creciente tendencia en el alquiler de casas. La actividad de los ‘rent a car’ ha sido testimonial y de las 40 empresas censadas sólo han abierto seis. En cambio, el sector de la gastronomía ha triunfado. Los restaurantes de es Caló han tenido lista de espera de hasta cuatro días.

La Semana Santa ha pasado prácticamente desapercibida en Formentera en cuanto a actividad económica y presencia de turistas se refiere. Con pocos establecimientos hoteleros abiertos, la demanda de alojamiento se ha centrado en las casas y apartamentos turísticos diseminados, aunque también de forma testimonial. Respecto a los restaurantes, todos los que han abierto han triunfado, con reservas al completo entre el Jueves Santo y el pasado lunes.

El fenómeno gastronómico se ha dado en la localidad de es Caló, donde todos los años abren tres de los mejores restaurantes de la isla. Consultados todos ellos coincidieron en afirmar que lo habían tenido «todo lleno», dentro de las limitaciones de aforo y de horario marcadas por el covid, incluso con lista de espera de hasta cuatro días. Para esta semana, señalan que las reservas van bajando pero también esperan que el goteo de clientes se mantenga, por los menos los fines de semana del mes de abril.

En el resto de localidades, salvo es Pujols, que está cerrada por obras (ver la edición de ayer de Diario de Ibiza), los pocos bares y restaurantes abiertos también han tenido buenas ocupaciones durante estos días, tanto en Sant Ferran como en Sant Francesc, el Pilar de la Mola y la Savina.

La mayoría de los visitantes que optaron por escaparse a Formentera procedían de Ibiza y de Mallorca. En los restaurantes también se notó la presencia de numerosos clientes locales, nacionales y extranjeros, especialmente alemanes y franceses.

Una terraza en Sant Francesc llena de clientes. C.C.

Los alquileres

En cuanto a la actividad en torno al alquiler de vehículos, coches, motos y bicicletas, ha sido prácticamente nula, según explicó el representante del sector, Javier Verdera: «Lo que hemos hecho ha sido poco y nada». Señaló que había que tener en cuenta que sólo han abierto los cuatro rent a car de todo el año y dos más por Semana Santa, entre los 40 negocios de alquiler registrados. Respecto a las reservas futuras, Verdera indicó: «En mayo no entra nada y en junio empiezan poco a poco, así como en julio, agosto y septiembre».

Un grupo de turistas fotografía la fachada de la iglesia. C.C.

El alquiler de estancias turísticas en casas diseminadas o apartamentos ha sido el modelo de alojamiento elegido por los escasos visitantes. Jesús Ferrer Guasch, con una portal en Internet especializado en esta oferta, explicó: «Hemos tenido algunas casas alquiladas con gente de Ibiza y de Mallorca, pero muy pocas; claro, que la gente tampoco tenía ninguna expectativa y casi nadie tenía las casas preparadas». Recalcó que la ocupación había sido «casi nula y de última hora».

En su caso, dice que la poca ocupación ha sido también de familias que prefieren un entorno más privado y en el campo. «La gente de Ibiza aprovecha cada vez más los fines de semana para dar el salto y seguimos teniendo reservas para la semana que viene». Para el verano, aseguró: «Sí, la gente ya está reservando ahora las casas, pero dentro de esa incertidumbre».

Compartir el artículo

stats