Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inversiones

El Gobierno destinará otros tres millones para abrir el Parador de Ibiza en 2023

El secretario de Estado de Turismo asegura que «cuando acabe la obra prácticamente se podrá abrir de inmediato el establecimiento, pues ya estará acondicionado»

Rosana Morillo, Fernando Valdés, Rafa ruiz y Josep Marí durante la reunión. | D.I.

El Gobierno español tratará en un próximo Consejo de Ministros una ampliación del presupuesto de las obras del Parador de Dalt Vila por más de tres millones de euros. De este modo, las obras, cuya conclusión estaba prevista en principio a finales de este año, podrían estar acabadas el año próximo, según aseguró el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, tras reunirse ayer con alcalde de Ibiza, Rafa Ruiz, la directora general de Turismo del Govern, Rosana Morillo, y el conseller de Movilidad, Josep Marí Ribas, para evaluar las inversiones en Vila incluidas en el Plan de Sostenibilidad Turística y las procedentes de la subvención otorgada al Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad a través de los Fondos Next Generation.

Posteriormente, durante la presentación en Sant Antoni de la campaña del Govern y del Reino Unido contra el turismo de excesos, Valdés anunció que el próximo 23 de mayo ya se dispondrá del informe del Consejo de Estado, de manera que la inversión de tres millones de euros podría ser llevada al siguiente Consejo de Ministros, que se celebra un día más tarde, si bien eso no significa que se trate en esa fecha.

El secretario de Estado de Turismo visitó ayer las obras del Parador, las cuales, según afirmó a este diario, «van con arreglo a lo previsto». Recordó que hay «tres elementos que han condicionado el retraso en la construcción», especialmente «la obra de ingeniería de la galería subterránea», en la que la prioridad era «salvaguardar la muralla renacentista». Otro de los condicionantes fue la realización de nueve catas arqueológicas «que se museizarán para el Parador y que contienen restos fenicios y romanos».

"Cuando acabe la obra prácticamente se podrá abrir el parador de inmediato, pues ya estará acondicionado»

decoration

Y el tercer elemento es esencial para la apertura y funcionamiento del Parador: «Se ha adaptado ya toda la operativa de las obras para diseñar las habitaciones y los espacios comunes, así como los accesos, salones y la recepción», indicó. Eso será esencial, dijo, a la hora de abrir el establecimiento hotelero: «Así, cuando acabe la obra prácticamente se podrá abrir el parador de inmediato, pues ya estará acondicionado», explicó. Las obras del Parador, iniciadas en 2009, se retomaron en febrero de 2021 después de una nueva paralización en 2020.

Por otra parte, Fernando Valdés se reunió con el alcalde para analizar la ejecución del Plan de Sostenibilidad Turística, cuyo presupuesto es de 2.697.090 de euros para proyectos que deben ser invertidos entre los años 2022 y el 2024. Los ejecuta el Ayuntamiento y tienen como objetivo la reforma y embellecimiento de la plaza de sa Carrossa, un proyecto que está en fase de redacción. Según informó el Ministerio de Turismo, también prevé «mejorar el alumbrado de las murallas y la señalización urbana», y «como acción de creación de producto turístico», se destacará el valor de las praderas de posidonia, que forman parte de la declaración de Ibiza como Patrimonio de la Humanidad. Además, se creará «un repositorio digital de información sobre el municipio» y se desarrollarán «acciones de sensibilización ciudadana sobre el turismo».

A esa inversión se suman otros tres millones de euros procedentes de los fondos de recuperación europeos Next Generation, que la Secretaría de Estado de Turismo «pone a disposición del Ayuntamiento a través del programa Impulsa Patrimonio». Estos fondos se destinarán «a la mejora de la accesibilidad y a la renovación del sistema de iluminación por otro más eficiente energéticamente» en las calles Santa Maria y Tur de Montis, paseo Vara de Rey y Plaza de sa Carrossa. Mediante uso de leds se conseguirá «el mismo efecto lumínico» y, al mismo tiempo, «se mejorará significativamente la eficiencia energética». Calculan que supondrá un ahorro «de casi el 70% de la potencia eléctrica instalada».

Compartir el artículo

stats