Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Claves

¿Qué implica la nueva ley de start-ups?

El universo emprendedor español tendrá su propio marco normativo como mucho a mitad del año que viene

¿Qué implica la nueva ley de start-ups?

Si todo avanza según lo previsto, el universo emprendedor español tendrá su propio marco normativo como mucho a mitad del año que viene. El Consejo de Ministros ha dado luz verde este viernes a la Ley de Start-ups, un proyecto que acaba de superar la fase de consulta pública con ligeras modificaciones y que se diseña como parte de una estrategia más amplia de "cambio de la estructura productiva del país".

Así lo ha manifestado la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, que ha asegurado tras anunciar la aprobación de la ley que, con ella, "España se pone a la vanguardia en el impulso de un ecosistema innovador, pensando especialmente en la generación de oportunidades para jóvenes y en la atracción y retención de talento".

De acuerdo con su discurso, las start-ups son la base de la nueva economía digital, en gran parte por su gran potencial de crecimiento. Por ello, la nueva ley se presenta como una forma de resolver parte de los obstáculos que enfrentan estas empresas en sus primeros años y mejorar la situación tanto para emprendedores e inversores, como para trabajadores.

Pero, ¿qué dice en concreto este proyecto de ley?

¿Qué es una start-up?

El texto establece que una start-up es toda nueva empresa que tenga como mucho cinco años de vida (siete en el caso de sectores concretos como la biotecnología, la energía o la industria), que facture como máximo cinco millones de euros al año, que no cotice en bolsa, que sea innovadora y que no distribuya dividendos. Para beneficiarse de esta categorización, la empresa debe tener su sede social en España y más de la mitad de sus trabajadores contratados aquí. Además, el emprendedor en cuestión tendrá que haber empezado como mucho tres empresas de este estilo consecutivas (o en paralelo) para poder estar amparado por este marco legal.

¿Cómo tributarán estas empresas?

Con la nueva ley, las start-ups pagarán un Impuesto de Sociedades del 15% (ahora lo pagan del 25%) durante los cuatro primeros años desde que su base imponible sea positiva. Asimismo, se les ofrece aplazar la deuda tributaria de este impuesto hasta 12 meses los dos primeros años después de lograr, de nuevo, una base imponible positiva. En este mismo periodo las start-ups quedarán también libres de efectuar pagos fraccionados.

¿Qué ventajas fiscales tendrán los inversores?

Las inyecciones de capital de máximo 100.000 euros en este tipo de empresas desgravarán hasta un 50%, y esta máxima también valdrá para las aportaciones económicas que hagan los propios fundadores. Además, a los inversores extranjeros se les simplifica el procedimiento exigiéndoles solo que obtengan un número de identificación fiscal (NIF), no como ahora que también se les requiere un número de identidad de extranjero (NIE).

¿Qué se ofrece a los trabajadores que vengan de fuera?

Con la intención de atraer cuanto más talento mejor, la Ley de Start-ups contempla la creación de un visado 'nómada digital'. La idea es que cubra a los trabajadores de empresas extranjeras que quieran venir a trabajar desde España y, en base a lo que ha avanzado este viernes Calviño, también a "trabajadores altamente cualificados": esta visa les ofrece residencia durante cinco años y tributar por el Impuesto sobre la Renda de No Residentes, que se baja también hasta el 15%. Si bien hasta ahora se tenía que demostrar que no se había tenido residencia fiscal en España los diez años previos, ahora este marca se baja a los cinco años. Además cubrirá también a hijos menores de 25 años y al cónyuge de la persona interesada.

¿Cómo quedan reguladas las stock options?

Si un empleado de la start-up accede a que parte de su sueldo sean paquetes de acciones de la empresa (lo que se conoce como stock options), estos paquetes estarán exentos de tributación siempre que equivalgan a 50.000 euros o menos. Además, de haber tributación, se aplicará una vez el trabajador se deshaga de esas acciones o la compañía saque la empresa a bolsa. En definitiva, cuando esté claro que puede recibir dinero por esas acciones.

¿Cómo se ayudará a los emprendedores?

Si un emprendedor decide combinar su proyecto de negocio con un trabajo convencional a tiempo completo, la ley contempla bonificar su cuota de autónomos de los primeros tres años.

¿Hay otras ventajas administrativas?

Esta nueva ley pretende simplificar mucho los trámites concentrándolos en ENISA (entidad pública que acreditará que una empresa es una Start-up) y la Oficina Nacional de Emprendimiento (ONE), que canalizará casi todo trámite y ayuda. La idea es que se pueda hacer todo el proceso de forma virtual y que una empresa pueda quedar constituida y registrada en horas si se hace a través de esta vía. En paralelo se eliminan aranceles notariales y de registro.

Compartir el artículo

stats