Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Existe un perfume para cada persona?

La respuesta al titular es sí. Y lo es porque los perfumes tienen cientos de ingredientes que cada uno percibe de una manera diferente y, además, tienen distintas funciones. unos potencian el olor, otros los suavizan o equilibran... Entre los ingredientes de los perfumes están los aceites esenciales, sustancias que se encuentran en los tejidos vegetales. Una de las últimas corrientes más extendida, la aromaterapia, habla de sus beneficios defendiendo que la combinación puede tener unos resultados terapéuticos que ya se conocían en la antigüedad.

Cítricos para deportistas

Son refrescantes, estimulan, levantan el ánimo, despejan la mente y disipan el cansancio. Se asocian a personas sencillas, que viven con serenidad y muy deportistas, son ideales para los que son muy vitales, proporcionan alegría, buen humor y llenan de energía. Suelen tener ingredientes como el limón, naranja, mandarina, menta, eucalipto, salvia o romero. Están recomendados para personas de todas las edades, para el día a día, ir a trabajar, al gimnasio, a dar un paseo. Al ser refrescantes y estimulantes son buenos para cualquier momento ya que proporcionan un olor ligero y limpio, especialmente se usan en verano ya que dan sensación de frescor.

Florales para románticos

Se caracterizan por ser calmantes y relajantes, son, además, de los más demandados y populares. Considerados como los más femeninos, son ideales para mujeres románticas y soñadoras. Contienen aromas clásicos como las rosas, jazmín, neroli, pero también pueden ser olores más atrevidos como la violeta, magnolia o mimosa. Los perfumes florales son envolventes e incluso pueden llegar a ser embriagadores, por lo que son más usados en ocasiones especiales o cuando uno se arregla un poco más. Suelen ser aromas elegantes y con mucho estilo acordes a una personalidad clásica y tradicional. Su aroma está asociado al amor y a la seducción, usados desde la antigüedad para enamorar, como el jazmín que las mujeres se ponían en el cabello al caer la noche para seducir o los baños con pétalos de rosas en tiempos de Cleopatra.

Frutales para los amantes de la naturaleza

Son sutiles y poco cargantes, suelen ser usados por personas tímidas y coquetas. Dan un punto de frescor, pero no son tan refrescantes como los cítricos, pueden ser aromas a frutas de muchos tipos, desde melón y sandía, hasta manzana, fresas o moras. Hay un sinfín de variedades, unos más dulces que otros, pero en general son refrescantes y se usan en el día a día. Las personas que los usan son cariñosas y espontáneas y en la gran mayoría de los casos aficionados a la naturaleza. Los perfumes frutales trasmiten alegría y son beneficiosos para los días en los que uno está más apático o esas rachas en las que uno necesita un poco de luz y un olor dulce y refrescante que nos calme y dé sensación de felicidad. El aroma a fresas y frutos bosques pueden potenciar la capacidad de concentración y revitalizan.

Orientales para los sensuales

Sensuales y cálidos, tienen un toque dulce e intenso y evocan los olores orientales como el incienso, la canela, la nuez moscada, pimienta y cardamomo. Suelen ser perfumes con aroma de gran duración y son ideales para personas luchadoras y con tesón, pero a la vez seductoras. Es un perfume para ocasiones especiales como una primera cita, una cena especial o una boda ya que viene marcado por su intensidad. Es un olor sensual y misterioso que evoca a lo exótico por el aroma a especias y dan una sensación cálida que arropa, por lo que su uso es más apropiado en invierno ya que es un aroma algo más pesado. Suelen usarlo personas con mucha personalidad, espontáneas e independientes, personas que trasmiten muchas emociones por dónde pasan ya que son divertidas, alegres y vibrantes. Estos aromas misteriosos se usan desde la Edad Media cuando comenzaron las cruzadas, tienen un toque afrodisiaco gracias a la canela, dulce y seductor por la vainilla y relajante y analgésico por el incienso y el clavo.

Fougère para los divertidos

Mezclan la frescura con el aroma a hierba. Curiosamente, fougère significa helecho y son aromas que quieren recordarnos a ellos, aunque, paradójicamente, se trata de plantas sin olor, por lo que imitan más bien al olor de la hierba recién cortada. Suelen contener lavanda, cumarina y musgo por lo que evocan la sensación de estar en un bosque un poco amaderado, gracias a la lavanda son perfumes relajantes y sedantes que pueden reducir el estrés y la ansiedad. Son muy penetrantes, para personas con personalidad fuerte, pero naturales ya que mezcla la sensación de frescor y de ambiente natural como el campo. Suelen, según el estudio de Nutritienda.com . usarlo personas divertidas y alegres que destacan por su jovialidad.

Chipre para los perfeccionistas

Se llaman así porque muchas de las plantas que lo forman se encuentran en Chipre y fue fabricado allí por primera vez. Compuesto por bergamota, sándalo y vainilla está indicado para personas perfeccionistas y con carácter, es un olor con mezcla entre dulce y amargo con toques amaderados gracias a la vainilla y el sándalo. Es un aroma elegante y conservador, no pasa desapercibido ya que es duradero, pero no resulta cargante. Tiene un toque sensual y atrevido, para personas que no tienen miedo de llamar la atención, gente con carácter, por lo que es ideal para momentos de indecisión que uno necesita sentirse fuerte y seguro ya que su aroma es persistente.

Amaderados para los seductores

Están enfocados más a hombres, ya que su aroma se asocia a la masculinidad, aunque también los hay para mujeres. Son perfumes con olor a madera compuestos por sándalo, pachuli, vetiver, cedro. Tienen propiedades relajantes y calmantes ideales para días en los que uno necesita relajar la mente después de mucho estrés o nervios. Son recomendados para personas con un toque varonil marcado, sensuales y con carácter inquietante. El olor a madera es elegante y sofisticado y muy elegido por hombres seductores. Es un aroma que perdura mucho ya que son perfumes profundos e intensos. No son perfumes que se suelan usar a diario por su robustez, están más indicados para fiestas, noches o eventos.

Gourmand para los dulces

Son olores, más o menos recientes, que simulan los de ciertos alimentos. Son aromas dulces, cálidos que dan ganas de comerse. Los hay de muchos tipos como el chocolate, caramelo, algodón de azúcar, café, chicle, piruleta, etc. Suelen ser usados por los amantes de los dulces, personas sexys y atrevidas que trasmiten misterio y pasión. Son aromas versátiles que se pueden usar en cualquier momento del día, son familiares ya que recuerdan a momentos de la niñez, a las «chuches» de la infancia, por lo que estos perfumes trasmiten tranquilidad, confianza, evocarán recuerdos felices por lo que su uso viene bien para momentos en los que se necesita aumentar el estado de ánimo, un recuerdo de infancia que da seguridad en uno mismo unido a sensualidad y seducción.

Compartir el artículo

stats