Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mirada de Joan Costa

La particular visión de las Pitiusas del fotógrafo ibicenco

Detalle del penacho branquial de un nudibranquio

Abejas en crisis

Una abeja en una colmena de Benimussa. El declive de las abejas amenaza nuestra seguridad alimentaria. Las abejas son uno de los grupos animales más importantes para la polinización de plantas silvestres y cultivos. Estos insectos están seriamente amenazados debido a la actividad humana. La fragmentación y destrucción de sus hábitats naturales y la proliferación del uso de productos químicos en nuestros campos hace que el número de abejas disminuya año tras año. En Ibiza existe una larga tradición apícola, aunque el sector se enfrenta además a un problema de relevo generacional, pues los apicultores ibicencos son cada vez de mayor edad y tienen menos colmenas.

2/Junio/2014 Islas Baleares. Ibiza.

Abejas en crisis Joan Costa

Tiempo de 'matances'

Matanza tradicional del cerdo en Can Balcó, en Santa Eulària. Una vez al año, por lo general, algunas semanas antes de Navidad, aunque también durante el mes de enero, se realiza la tradicional matanza del cerdo en las casas payesas. Ese día tradicionalmente se convertía en un gran evento social y festivo donde eran invitados toda la familia y también amigos y vecinos. Nunca faltaba el vino, los buñuelos, ni, por supuesto, la sobrasada y la butifarra. La comida, que muchas veces se retrasaba casi hasta la hora de cenar, era el popular arroz de matanzas. Se trata de una actividad donde la costumbre y la tradición está muy marcada. Los hombres se dedican a matar el cerdo y a despiezarlo y las mujeres, a limpiar las tripas y a preparar la comida. Antiguamente, también se separaba a los hombres de las mujeres a la hora de comer, unos a un lado de la mesa y otras al otro.

4/Diciembre/2005. Islas Baleares. Ibiza.

Tiempo de 'matances' Joan Costa

El poder de la imaginación

Chimenea de la fábrica de ladrillos en Ca na Negreta. Algunas fotografías hay que imaginarlas antes que verlas. La magia de la fotografía hace que podamos enseñar cosas que en realidad no ocurren. Desde pequeño veía siempre la chimenea de la ladrillera de Ca na Negreta desde la ventanilla del coche y jamás recuerdo haber visto que saliese humo de ella. Así que se trataba de imaginar las nubes como si fuesen columnas de humo y después sólo había que elegir el día adecuado, buscar la posición idónea y tener paciencia hasta que la nube deseada se colocara en el sitio justo. Entonces ya se podía hacer la foto buscada.

1/Diciembre/2021 Islas Baleares. Ibiza.

El poder de la imaginación Joan Costa

El plumero que respira

Detalle del penacho branquial de un nudibranquio. Los nudibranquios son pequeñas babosas marinas. Son animales muy llamativos debido a su aspecto, normalmente muy colorido y repleto de lunares o rayas. También llama la atención que sus branquias están en el exterior del cuerpo. De hecho la palabra nudibranquio significa ‘branquias desnudas’. Su forma nos recuerda mucho a la de un plumero. Encontré este ejemplar de nudibranquio en Cala Molí. Se trata de la especie Felimare picta, y era especialmente grande, de unos 10 o 12 centímetros. Aproveché que estaba muy tranquilo para fotografiarlo con todo lujo de detalles. Para destacar el penacho sobre el resto del cuerpo, monté un ‘snoot’ en uno de mis flashes, que es una herramienta que me permite concentrar la luz en un espacio muy pequeño.

19/Agosto/2020 Islas Baleares. Ibiza.

El plumero que respira Joan Costa

La nacra y la estrella

Estrella de mar sobre una nacra en una pradera de posidonia en Cala Olivera. Esta imagen es de una época en la que aún era posible encontrar ejemplares vivos de nacra en nuestras aguas. Se trata de uno de los moluscos más grandes del mundo, un bivalvo que puede alcanzar más de un metro de altura y vivir más de 40 años. Una especie similar a un mejillón gigante, emblemático de las praderas de posidonia, y endémica del mar Mediterráneo. Por desgracia, a día de hoy, está prácticamente extinguido. Sus poblaciones sufrieron una mortalidad masiva a finales del verano de 2016 debido a un parásito microscópico y letal. En las Baleares solo se conocen tres ejemplares que siguen con vida, mientras que en las zonas de aguas confinadas, con niveles de salinidad superiores o inferiores a las de mar adentro, son las únicas donde se están salvando de momento, como es el caso del delta del Ebro o del Mar Menor.

7/Enero/2015 Islas Baleares. Ibiza

La nacra y la estrella Joan Costa

Compartir el artículo

stats