Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coses nostres

El imitador de serpiente

El torcecuello euroasiático –’formiguer’ o ‘llengut’ en las Pitiusas– es una extraña ave de curioso comportamiento que puede verse en las Pitiusas todo el año pero que es en primavera, con su canto, cuando es más fácil detectar su presencia en pinares y ambientes agroforestales  

Un ‘formiguer’ mimetizado enel tronco de un árbol.

Un ‘formiguer’ mimetizado enel tronco de un árbol. Oliver Martínez

Es un ave llena de sorpresas. De curiosidades. La más asombrosa de ellas es, sin duda, la estrategia de defensa a la que el torcecuello euroasiático debe su nombre; cuando se siente amenazada, esta especie extraordinaria es capaz de extender su cuello, torcerlo hacia atrás y moverlo de la misma forma sinuosa y ondulante en la que lo haría una serpiente. Y ello mientras eriza las plumas de su cabeza. Su coloración, su plumaje críptico –pardo y manchado–, con listas oscuras junto a los ojos, completa el ‘efecto serpiente’ para confundir a un posible depredador. De ahí no solo la denominación común de torcecuello sino también su nomenclatura científica, Jynx torquilla, un nombre que, por otra parte, parece perfecto para un personaje de novela policiaca. En concreto, Jynx hace referencia a un encantamiento o hechizo y constata la presencia del torcecuello euroasiático en la mitología y antiguos rituales de magia amatoria; torquilla procede del latín torquere (girar o torcer). 

En Ibiza y Formentera, sus denominaciones más comunes son las de formiguer, pardal formiguer y llengut porque las hormigas constituyen parte fundamental de su dieta

decoration

Curiosamente, los nombres que recibe en las islas se originan por su alimentación o su forma de alimentarse, no por su manera de defenderse. En Ibiza y Formentera, sus denominaciones más comunes son las de formiguer, pardal formiguer y llengut porque las hormigas constituyen parte fundamental de su dieta y porque, para llegar hasta ellas, usa su larga lengua (llengut significa tanto tener una lengua larga como hablar más de la cuenta).

En las Pitiusas, el formiguer es, asimismo, un ave misteriosa, de cuyas poblaciones se dispone de escasa información. El ornitólogo Oliver Martínez lo explica así: «Podemos ver a esta especie todo el año, por lo que una fracción de la población debe ser sedentaria, aunque se desconoce si la población reproductora se limita, únicamente, a estos ejemplares residentes o también se unen los ejemplares estivales, es decir, individuos que invernan en África y se desplazan hacia Europa durante la primavera». En cualquier caso, también señala que es en primavera –a partir de marzo, «cuando empieza a marcar territorio»– el mejor momento para detectar al torcecuello euroasiático. El resto del año, es un ave discreta y silenciosa que apenas se deja ver en los pinares y en mosaicos agroforestales en los que habita. 

Jynx torquilla, añade el ornitólogo, es el único pájaro carpintero (pícido) de las islas. Y también como pájaro carpintero resulta singular, ya que no tiene ni los rasgos de coloración llamativa ni el comportamiento de los carpinteros, ni siquiera tiene las plumas adaptadas para trepar por los árboles ni un fuerte pico para taladrarlos. 

 FÉLIX Y EL TORCECUELLO

En la web de RTVE a la carta puede encontrarse una escena de la serie ‘El hombre y la Tierra’ en la que se observa, en el hueco de un tronco en el suelo, a un torcecuello que, imitando los movimientos sinuosos de una víbora, desconcierta a un turón hasta lograr escapar de él. Se escucha la voz en off de Félix Rodríguez de la Fuente: «Erizará las plumas de la cabeza, comenzará a deslizarse por el interior del tronco... Dará paso al aspecto de una temible culebra o de una víbora...».

Compartir el artículo

stats