Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obituario

Triste adiós a la leyenda asturiana de la SD Ibiza

Armando Castro con Paco Gento

El fútbol pitiuso se ha despertado hoy con la triste noticia del fallecimiento de Armando Castro Suárez, exjugador y exdirectivo de la recordada Sociedad Deportiva Ibiza. Castro, natural de Gijón, tenía 90 años de edad, y murió la madrugada del domingo.

Armando Castro presumía, y con razón, de que había sido uno de los primeros fichajes foráneos de la SD Ibiza. Y es cierto porque llegó a la isla para reforzar al equipo de Vila en el año 1959, ya que el club ibicenco no pudo conseguir el ansiado ascenso a Tercera en la campaña 58-59, tras caer eliminado por el Porreres.

Antes de jugar con el Ibiza, el defensa había militado en el Juvencia de Trubia, Club Atlético Palencia, Gimnástica Burgalesa y Atlético Baleares.

Fue en la Liga 59-60 cuando el conjunto ibicenco se reforzó con la llegada de futbolistas de la península, como Edo y el propio Castro, además de los mallorquines Terrasa, Palmer y Muntaner. Fue una temporada gloriosa y aún recordada porque fue la primera vez que la SD Ibiza ascendía a una categoría nacional. En aquella misma campaña también se estrenó el campo municipal de la calle Canarias.

Empezó así una época memorable para el fútbol pitiuso y para la ciudad de Ibiza, que tuvo uno de los equipos más fuertes en unas temporadas en las que la igualdad era máxima y en la que el campo se llenaba cada 15 días para ver a sa Deportiva, santo y seña del fútbol pitiuso.

Armando Castro formó parte de aquel recordado e inolvidable equipo en el que una de las alineaciones más repetidas era la compuesta por Terrasa, Escalona, Edo, Castro, Cosme, Bofill, Benet, Juan Antonio, Roselló, Espatet y Palmer. El mallorquín Serra era el entrenador; Ildefonso Pineda el presidente y Cosme Vidal el secretario general del club. Pura historia.

Duro y expeditivo

Castro era duro, expeditivo y no se andaba con chiquitas en aquel fútbol de más fuerza que técnica. «No destacaba por su envergadura, pero tenía fama de ser de hierro. Era difícil ver a Armando en el suelo, tenía mucha fuerza y sobretodo mucho carácter», recuerda un aficionado deportista. Él mismo analizó su propia manera de jugar en una entrevista: «Tal vez mi juego sea algo duro, pero yo creo que más bien es enérgico», declaró a Diario de Ibiza.

Tras su época de futbolista que prolongó durante 17 años, el asturiano siguió viviendo en Ibiza tras enamorarse y casarse con la joven Carmen Serra. Paralelamente, fundó la empresa Citubo y se convirtió también en un empresario de notable éxito.

Armando Castro con Míchel DI

Eso sí, nunca dejó el fútbol totalmente. Siguió ayudando a ‘su’ Deportiva como directivo y también como secretario técnico en varias ocasiones y hasta como avalista. También como organizador de partidos amistosos con equipos de primerísimo nivel, como los veteranos del Real Madrid, Barcelona, Sporting o Espanyol. Siempre tuvo tiempo desinteresadamente para el club y a ser posible desde la sombra. De hecho, seguía siendo el presidente de la Asociación de Veteranos de la SD Ibiza, que creó junto con varios compañeros, pero muy poca gente lo sabía.

Era un enamorado del fútbol. Lo vivía con pasión y sin medias tintas. Te decía lo que pensaba te gustara o no. No se andaba con rodeos y su opinión era respetada porque antes de tomar una decisión la meditaba profundamente. Era directo, agudo y mordaz. «Y, sobretodo, buena persona. Ayudó también a mucha gente fuera de los terrenos de juego», reconocieron ayer varios excompañeros.

La triste noticia de su fallecimiento se conoció ayer por la mañana y fueron muchos los aficionados que lo comentaron, ya que era y será siempre un hombre muy querido y respetado por los seguidores deportivistas.

Armando Castro, con alma asturiana y corazón ibicenco, ha dejado una huella imborrable y su nombre siempre estará ligado a la intensa historia del fútbol ibicenco. Se lo ha ganado a pulso y por derecho. El funeral de Armando Castro será mañana martes, a las 17 horas, en la iglesia de Santa Cruz y el velatorio tendrá lugar en Pompas Fúnebres Ibiza a partir de las 12.30 horas. Descanse en paz y las más sinceras condolencias a toda su familia.

Mi cariño, respeto y admiración, Armando.

Compartir el artículo

stats