Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los más pequeños vuelven a competir tras un año de restricciones

Los niños y niñas de Ibiza menores de 12 años retoman con ganas y con mucha alegría el regreso de la actividad deportiva en equipo y con contacto, tras meses de larga espera por la pandemia

66

Vuelven las competiciones de los menores de 12 años Toni Escobar

Más de un año de restricciones, intermitencias, incertidumbre y anhelos sin contacto. Los más pequeños de la casa disfrutan de su esperado reencuentro con compañeros y rivales, tras el levantamiento de las restricciones por la pandemia que les afectaban, y recobran de nuevo el entusiasmo de poder saltar a las canchas para ponerse a prueba y continuar formándose en sus deportes con la emoción de volver a competir cada fin de semana.  

Un instante de uno de los partidos de Premini de baloncesto del fin de semana. TONI ESCOBAR

Este fin de semana no ha sido uno cualquiera para los menores de 12 años de Eivissa que practican algún deporte de equipo o de contacto federado. Y no ha sido un fin de semana más porque la sonrisa y la alegría han regresado a los rostros de niños y niñas, técnicos y padres, puesto que, tras muchos meses de espera y de restricciones sanitarias a causa de la pandemia, los más pequeños de la familia han vuelto a divertirse y a sentir de cerca cada una de las emociones y experiencias que están relacionadas con el retorno a la actividad en las competiciones deportivas.

n jugador del equipo del S’Olivera se esmera en la defensa sin perder de vista a su contrincante. TONI ESCOBAR

Entre esos deportes en los que los más jóvenes de la casa se han reencontrado de nuevo con las pistas y canchas de juego para competir después de tanta incertidumbre e inactividad, encontramos, por ejemplo, los casos del balonmano o el baloncesto, modalidades, entre otras, que este fin de semana han comenzado a recuperar la ilusión, la felicidad y el tiempo perdido.

En este sentido, Javier Ferrer, delegado insular de baloncesto, explica lo que ha supuesto para los chicos volver a la acción: «Imagínate lo que ha sido para ellos. Ha sido un fin de semana de mucha alegría porque la verdad es que ya estaban desesperaditos los pobres. Se les ha visto a todos muy contentos y eufóricos de poder volver a jugar. Se han jugado un montón de partidos de Mini y Premini, con los que ahora hemos empezado. Y aunque se han hecho con grupos reducidos, al menos han podido jugar ya sus primeros partidos».

Varios niños se emplean a la hora de hacerse con la pelota y entran en contacto para tratar de adelantarse a su rival. TONI ESCOBAR

Asimismo, el delegado de baloncesto remarca que estos días «se ha abierto una puerta a la esperanza», y que espera y desea que esta situación «dure» y que no vuelva «a pasar nada» que «detenga» de nuevo su actividad.

«Los niños estaban ya cansados de entrenar e incluso del Run&Gun, que está muy bien, pero ellos lo que quieren es correr, poder jugar partidos y competir contra otros equipos», subraya Javier Ferrer, al tiempo que indica: «Aunque ellos aún están en periodo de formación, para los jóvenes jugadores la competición también es una parte importante de esa formación que reciben».

Al hablar de la planificación de lo que queda de temporada, Javier Ferrer apunta que el calendario de competición se ha quedado «muy condensado», pero que la idea es «alargar» las competiciones «todo lo que se pueda» y que puedan «jugar» hasta el próximo mes de junio, contando con que el mes que viene están previstas además «varias finales de Balears».

Una joven jugadora de balonmano expresa en su cara con una sonrisa su felicidad y la alegría que siente mientras disfruta del juego. TONI ESCOBAR

El estímulo de la competición

Por su parte, José Antonio Piqueras, técnico del Club Bàsquet sa Real, detalla sobre lo vivido durante el fin de semana: «La verdad es que el sábado fue una fiesta y una alegría para todos nosotros. Después de un año y dos meses sin poder competir los chavales estaban un poco bloqueados y muy apáticos. Cuando se les dijo la semana pasada que ya iban a poder jugar y competir se vio enseguida en sus caras la alegría que les producía porque estaban viviendo un momento realmente complicado».

Coincidiendo en su percepción con el delegado insular de baloncesto, Piqueras remarca que, ante todo, los niños pequeños «lo que quieren es jugar».

«Ir a entrenar para aprender a tirar a canasta y no poder jugar después es algo que los niños no entienden», apostilla el técnico del Sa Real, a la vez que manifiesta: «Como entrenador y como formador sabes que tienes que enseñarles a los niños unos fundamentos técnicos y que es a base de repetición como ellos aprenden, pero realmente lo que el niño quiere es ponerse la camiseta de su equipo para jugar un partido con sus amigos contra otros niños y disfrutar. Y eso llevaban demasiado tiempo sin poder hacerlo. Por eso ahora es cuando otra vez vuelven a tener ganas de ir a entrenar y se les ve de nuevo con esa ilusión porque al haber competición todo es muy diferente».

ELIES SISCAR GARCÍA (2009)

«Este tiempo sin jugar se nos ha hecho muy largo»

Elies Siscar García, jugador de Minibasket nacido en 2009, de la cantera del Sa Real, es uno de los cientos de pequeños deportistas ibicencos para los que el mero el hecho de salir a competir ya es un motivo de fiesta.  

«Me da mucha alegría volver a competir un poco por todo. A mí me gusta mucho el tema de defender, y por fin he podido hacerlo», comenta Elies con emoción, para proseguir con sus sensaciones: «A mí me motiva muchísimo entrenar y saber que vamos a competir. Todo es más ‘guay’ y tiene como más aliciente porque todo este tiempo sin jugar se nos ha hecho muy largo».   

Al hablar sobre el futuro más inmediato, José Antonio Piqueras se muestra cauto, aunque sin desdeñar por otro lado un cierto sentimiento de optimismo.

«Es muy difícil decir lo que va a pasar. Se ha alargado la temporada para que los niños de Mini, Premini y los grupos que no van para campeonatos de Balears puedan jugar en las liguillas que se les han montado hasta mediados o finales de junio», avanza el técnico del Sa Real, para añadir a continuación: «Nosotros seguimos con los mismos protocolos que al inicio de la temporada. Somos muy estrictos en cuanto al cruce de jugadores, a mantener las distancias, a la ventilación de las instalaciones y al cumplimiento de toda la normativa sanitaria. En todo este año no hemos tenido ni una sola incidencia de algún brote de covid que se haya producido dentro del deporte. Por eso no entendíamos que los niños menores de 12 años no pudieran jugar, ni qué diferencia existe entre uno de 14 o 15 y otro de 12 años para que unos si puedan hacerlo y los otros no».

El balonmano recobra su chispa

En lo que respecta al balonmano, Miguel López, su delegado insular, considera que la vuelta de las competiciones para los más pequeños es de crucial importancia de cara a su futuro.

«Hay que tener en cuenta que tenemos niños, sobre todo en los benjamines, que todavía no sabían lo que es salir a competir porque muchos de ellos han empezado este mismo año. No es como los alevines, que a lo mejor ya compitieron durante el año pasado antes de que llegara la pandemia», recalca Miguel López, que también agrega ante la incertidumbre de estos tiempos: «Esperamos poder seguir con normalidad porque si no, sobre todo en el tema de alevines y benjamines, el problema que se nos venía encima es que si no podían competir dentro de un par de años iba a haber un gran vacío generacional con una promoción perdida, que iba a llegar a infantiles sin terminar de formarse, sin saber lo que es una competición y sin que supiéramos bien lo que iba a ser de ellos».

Respecto a las sensaciones de este fin de semana, el delegado de balonmano recuerda: «Tuvimos entre 120 y 150 chavales en tres partidos de benjamines y de prebenjamines y se pudieron jugar todos sin ningún problema y sin incidencias. Todo fue bastante bien y estamos muy contentos porque los niños tenían ya muchas ganas. Tenemos planteado ligas a ida y vuelta seguidas, en ciclos burbuja para no entremezclar a terceros equipos, y que jueguen hasta mediados de julio a nivel insular».

Compartir el artículo

stats