Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paco Redondo | Entrenador ayudante del Real Madrid de baloncesto.

Paco Redondo: «La educación deportiva de los chicos de Ibiza me sorprende»

Como formador, Redondo valora la seriedad de los jóvenes isleños y su capacidad de aprendizaje

Paco Redondo posa con el cartel de su tercer campus. | SERGIO G. CAÑIZARES

Paco Redondo posa con el cartel de su tercer campus. | SERGIO G. CAÑIZARES

El técnico barcelonés volverá a compartir este verano su método de trabajo para la formación de la base en el campus que impartirá por tercer año en Eivissa.  

Hablar de Paco Redondo (Barcelona, 11-04-1982) es hacerlo de un técnico que lo ha ganado prácticamente todo en el mundo del baloncesto en las categorías inferiores, ya sea con el Joventut de Badalona o con el Real Madrid. Ha sido campeón de España varias veces, campeón de la Minicopa ACB y ha ganado en tres ocasiones el prestigioso torneo internacional de Hospitalet, además de adjudicarse una Euroliga júnior con el Joventut (2013), antes de repetir final un año después con el Real Madrid, con el que fue subcampeón. Este verano, por tercer año consecutivo, el entrenador ayudante del Real Madrid de baloncesto volverá a Ibiza para compartir su método de trabajo con los jóvenes jugadores de la isla que participen en el clínic que impartirá por tercer año junto al Club Bàsquet Sa Real del 12 al 17 de julio.

A pesar de las muchas vicisitudes y problemas por la falta de actividad en estos últimos meses a causa de la pandemia vuelve a repetir experiencia por tercer año en Ibiza. ¿Qué sensaciones tiene de cara a ese tercer clínic que ofrecerá en la isla y cómo ve a la cantera ibicenca tras lo observado en los anteriores años?

Bueno, el primer año, al fin y al cabo, fue un poco como de aclimatación, de conocer el entorno, el medio y el trabajo a desarrollar. Sí que es cierto que nosotros siempre tenemos una programación hecha, que tuvimos que adaptar rápidamente porque la seriedad y la educación deportiva que tienen los chicos a mí me sorprende. Su capacidad de trabajo y de aprendizaje es enorme.

Es decir, que hay mimbres para ser optimistas de cara al futuro, ¿no?

Claro. Muchos jugadores que acudieron a la primera edición repitieron el segundo año y también se incorporaron nuevos participantes. De cara a la tercera edición del clínic queremos darles a los chicos un plus de complementación a los dos años anteriores para que sigan mejorando su nivel. Después de estos meses de inactividad por el tema de virus creo que lo más importante va a ser ofrecerles la posibilidad de poder recuperar un poco ese tiempo perdido.

Parece que el baloncesto, a pesar de las dificultades de los últimos tiempos, vuelve a tener una gran efervescencia en Ibiza. ¿Cómo valora ese crecimiento que se está experimentando?

Bueno, la verdad es que yo me quedé sorprendido el primer año de cómo está la gente de involucrada en el proyecto. Creo que el esfuerzo que se están haciendo tanto desde el Club Sa Real como desde el Patronato de Deportes de Ibiza y el Grupo Palladium es muy importante porque se está trabajando para integrar también al resto de clubes de la isla. Para mí es muy gratificante compartir ideas y conocimientos con los jugadores y técnicos porque eso me permite tener una visión mucho más completa de lo que significa el baloncesto en a isla. Si no existiera ese crecimiento nuestro evento no tendría tanto sentido ni tanto valor como está teniendo a día de hoy.

Entre las pequeñas sorpresas que tienen preparadas para los chicos del campus, ¿qué nombres de grandes jugadores se barajan para que puedan venir a visitarles este verano».

Si la situación nos lo permite y si las fechas de las concentraciones de las selecciones cuadran vendrá Felipe Reyes a clausurar el campus. Eso está cerrado. Además, contamos también con Carlos Alocén, Usman Garuba y con Amaya Valdemoro, la jugadora más importante, sin duda alguna, del baloncesto español.

¿Qué opina del tirón que está teniendo esta campaña el Club Bàsquet Sant Antoni con su participación en la Liga EBA y de la trascendencia que puede tener para el futuro de la cantera ibicenca?

Yo tuve la suerte el año pasado de compartir con Jordi Grimau en el clínic la idea que tenía del proyecto y me parece muy interesante cómo lo están planteando. Evidentemente, cualquier proyecto necesita ir acompañado de una seriedad, de un gran trabajo y de unos resultados. Pero la verdad es que ellos están aplicando estos tres ítems que estamos comentando y creo que tiene un gran mérito lo que están haciendo por el baloncesto en la isla. Sobre todo porque son el espejo y el reflejo en el que los niños ibicencos desde los 10 a los 16 años pueden mirarse y tener como referente de cara la futuro. Los chavales que están entrenando ahora ven que pueden llegar algún día a estar en esa situación. Antes los chicos tenían aquí un techo, que era la edad de formación, pero ahora gracias al Club Bàsquet Sant Antoni pueden tener también un nuevo sueño competitivo en la propia isla.

Compartir el artículo

stats