Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atletismo | Reto solidario

De estar tirado en el sofá con 90 kilos a dar la vuelta a Ibiza corriendo

Hace cinco años no practicaba deporte

Nacho Ribas llega entre aplausos de varias decenas de personas a Vara de Rey, ayer tras completar 186 kilómetros corriendo.

Nacho Ribas llega entre aplausos de varias decenas de personas a Vara de Rey, ayer tras completar 186 kilómetros corriendo.

Nacho Ribas (Ibiza, 35 años) entró ayer en el libro de oro del deporte ibicenco después de completar un desafío personal y solidario que también supone una auténtica hazaña para el atletismo popular de la isla. El deportista del Club Atletismo Ibiza no se hizo de rogar y, con más de media hora de adelanto, culminó el reto de dar la vuelta a la isla en el menor tiempo posible corriendo, algo que solo ha podido dilatar el toque de queda por las restricciones anticovid.

Varias decenas de personas, entre familiares, amigos y compañeros de club, recibieron entre aplausos a Nacho Ribas en el paseo Vara de Rey poco antes de la cuatro y media de la tarde, después de recorrer 186 kilómetros en 23 horas y 14 minutos. Sus hijas le entregaron un bonito trofeo de madera para conmemorar una gesta benéfica que está al alcance de muy pocas personas.

El fondista ibicenco llegó visiblemente agotado pero radiante y emocionado, y recibió las felicitaciones de los allí presentes antes de describir su desafío con todo lujo de detalles para Diario de Ibiza. «Ha sido una experiencia increíble, lo he disfrutado como nunca. Ha sido muy duro porque pasas por momentos de crisis, pero nunca he pensado en abandonar», relató Ribas a su llegada, donde reconoció que ha pasado por toda clase de adversidades para coronar el reto. «Cuando corres distancias de más de 60-80 kilómetros siempre tienes un momento que no funcionas. Tienes que recuperarte, comer bien y que te funcione la cabeza porque, así, las piernas tiran», subrayó.

El ibicenco, ayerdurante su paso por Cala Llenya. DANI BECERRA

Ribas desveló que hace tan solo cinco años «estaba tumbado en el sofá y pesaba 90 kilos», una vivencia personal que quiso compartir para «animar a todo el mundo a que cambie los hábitos y que se cuiden porque es posible» conseguirlo.

Un reto personal y solidario

El deportista pitiuso aseguró que los objetivos de este desafío eran por un lado su propia superación personal y, por otro, la vertiente solidaria, «en estos momentos tan difíciles por el covid, donde muchas familias lo están pasando muy mal». Aunque la campaña continúa abierta, Ribas indicó que por el momento han recaudado unos 1.000 euros que irán destinados al Banco de Alimentos de Ibiza.

El deportista del CA Ibiza concluyó la primera jornada a las 21.30 horas en Cala Xarraca para no incumplir el toque de queda, y, aunque bajó a su residencia en Talamanca para dormir, retomó la carrera a las 7.30 de la mañana en la misma costa de Portinatx hasta alcanzar a media tarde la meta en el centro de Vila.

Recibiendoun masaje reparador. D. BECERRA

Varios momentos críticos

«El sábado tuve una buena crisis llegando a es Puetó, hacia el kilómetro 70, y llegué un poco tocado. Luego cuando se hizo de noche en la parte de Na Xamena es muy dura, son senderos con precipicio al lado y complicados, y hoy –ayer para el lector– el principio ha sido criminal por la subida de Caló d’en Serra. Hemos pasado 1.400 metros positivos en 20 kilómetros. Es muy duro», confesó el corredor, que ha superado cerca de 6.000 metros de desnivel para completar la vuelta a la isla. Para este duro reto, el atleta llevaba consigo piezas de membrillo, sandwich de mermelada, pastillas de sales, bebida isotónica y agua, y cada 20 kilómetros su mujer le avituallaba a base de natillas, arroz con leche o pasta. «Vamos, me he dado un festín de comida», dijo ayer sonriente.

Ribas agradeció el apoyo de su familia y de sus amigos, además de su entrenador, Juanjo Serra, y del presidente del Club Atletismo Ibiza, Dani Becerra. «Han hecho un trabajo increíble. Me ha recibido hasta gente que no me conocía. Se han volcado todos conmigo», explicó.

En mayo, el deportista pretende correr la exigente Camí de Cavalls en Menorca «y luchar por estar delante». «Es verdad que esta experiencia ha sido mejor que cualquier competición, pero quieras o no, nos gusta competir», concluyó el integrante del CA Ibiza, que ha encontrado en los parajes de la isla una verdadera pasión y un estilo de vida.

Compartir el artículo

stats