Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Reyes y la novela cómica existencialista

Un monologuista de éxito cuya vida personal está a punto de derrumbarse protagoniza la primera novela del cabecilla del clan Chanante

Joaquín Reyes y la novela cómica existencialista.

Los ojos de plástico de la portada que interpelan al lector de ‘Subidón’, la primera novela del cómico Joaquín Reyes, pueden resultar divertidos e inquietantes al mismo tiempo, sensaciones que igualmente produce el protagonista de esta historia tan entretenida como oscura y tan ocurrente como patética. Porque la vida de éxito del monologuista Emilio Escribano, un joven de Cuenca convertido en uno de los humoristas más aplaudidos del país, viaja aquí en paralelo a sus miserias, que no son pocas. Y sí, este Escribano da ‘cosica’ cuando Reyes nos hace testigos de sus pensamientos –en especial cuando analiza las reacciones de sus seguidores en Instagram o cada vez que se le acerca alguien para pedirle un selfie–, y su forma de afrontar la crisis emocional que atraviesa con Yoli, su novia de toda la vida.

Como era de esperar, el humor no falta en este veloz relato repleto de acción y personajes que bien podrían formar parte del universo Chanante. ‘Subidón’, en la que comedia y existencialismo fluyen sin artificio alguno, resulta una novela de su tiempo que en apariencia camina de la mano de la risa pero que nos muestra la triste realidad de una sociedad afectada por el omnipresente síndrome de Peter Pan y enferma de la eterna insatisfacción.

Compartir el artículo

stats