El suceso ocurrió ayer por la mañana en Can Misses