La tromba de agua que cayó este miércoles sobre la isla de Ibiza, provocando diversas inundaciones, originó de nuevo un vertido de aguas residuales de la depuradora de Vila al torrente de sa Llavanera y en el puerto Deportivo de Marina Ibiza, donde esta mañana todavía siguen llegando los restos contaminantes que han inundado la zona.