No hay día que no salga a la luz algún desagradable suceso que esté relacionado con Ryanair. Las prácticas abusivas de la aerolínea de bajo coste con son una leyenda urbana. El pasado viernes la Dirección General de Consumo hacía pública la multa de 150 millones de euros por prácticas abusivas a Vueling, easyJet, Volotea y Ryanair. Entre las razones que esgrime Consumo para imponer esta sanción se encuentran, entre otras, cobrar por el equipaje de mano, por elegir asiento cuando se viaja con personas dependientes, falta de transparencia en la información contractual o prohibición del pago en metálico en la compra de billetes en el aeropuerto.