En España acostumbramos a conocer nuestros dos primeros apellidos, aunque hay gente que te puede recitar sus apellidos hasta llegar al ancestro primate que le corresponde. En Latinoamérica, por ejemplo, lo normal es que se utilice un apellido. Y bueno, habrá mil formas alrededor del mundo. Lo importante aquí es empezar a entender algo de nuestras raíces, porque, aquí me atrevo, entendiendo el pasado quizá podamos entender mejor el presente y construir un futuro más adecuado, justo, benévolo, introduce el adjetivo que mejor te suene. En España tenemos apellidos árabes, germánicos, vikingos, romanos, griegos y de muchas regiones y pueblos del mundo.