El próximo 14 de febrero las televisiones de España sufrirán un importante cambio según el Real Decreto 391/2019 del 21 de junio.

El cambio estaba previsto para el 1 de enero de 2023, pero tal y como explicó el Ministerio para la Transformación Digital, se pospuso a raíz de la pandemia del Covid-19. "Esta extensión de plazo responde a la situación generada con la pandemia, que ha ralentizado la renovación del parque de aparatos de televisión".