Decenas y decenas de vecinos y curiosos abarrotan la plaza de Sant Rafel tras la misa de las 12 horas para asistir a la procesión alrededor de la iglesia de once santos.