Más de 2.400 personas, entre buzos, barbies, popeyes, momias, pitufos, princesas y cocineros participan en el desfile por las calles de Vila.