Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Isabel Martínez | @isabelitavirtual

@isabelitavirtual: «La mayoría de los coleccionistas del mundo NFT tienen entre 18 y 24 años»

Isabel Martínez vuelve a Formentera20 para desgranar todos los detalles que sirven para dar forma al nuevo mundo del arte digital en una ponencia organizada en las instalaciones del Hotel Cala Saona de la más pequeña de las Pitiüses

Isabel Martínez en las instalaciones del Hotel Cala Saona, en Formentera. LUIS LUNGARINI

A Isabel Martínez todo el mundo la conoce como @isabelitavirtual pese a que nunca le ha gustado el diminutivo de su nombre. Este año ha vuelto a formar parte del elenco de ponentes de Formentera20, un congreso de cultura digital, comunicación y creatividad único en nuestro país para hablar del mundo de los NFT.

No le gusta que le llamen Isabelita, pero su usuario en Instagram es @isabelitavirtual. ¿Qué pasó?

Que @isabelvirtual ya estaba pillado y que jamás pensé que esto fuera a crecer tanto. Ahora, por desgracia, mucha gente me llama Isabelita, pero jamás me ha gustado ese nombre, ni cuando era pequeña...

Tiene más de medio millón de seguidores. ¿Cómo se vive con tanta gente observando su trabajo?

Me ha costado, pero he aprendido a relativizar. Cuando tenía 3.000 seguidores ya me parecía una barbaridad, pero intentaba interactuar con todos ellos. El trato en ese momento era muy cercano y sentía cierta presión o incluso intimidación. Pero ahora, para que no me abrume la situación, me imagino que estoy en el escenario del Palau Sant Jordi de Barcelona y que hay un montón de desconocidos interesados en mi trabajo. Me he quitado presión y estoy más tranquila y relajada ahora que antes.

En 2018 se convirtió en la primera española en exponer en las pantallas de Times Square, en Nueva York. ¿Fue allí donde empezó a crecer su cuenta?

La verdad es que empecé a crecer un poco antes, entre los años 2013 y 2015, que fue cuando Instagram se convirtió en una red social masiva. De hecho, en 2018 estaba bastante alejada de las redes porque necesitaba descansar.

¿Por algún motivo en especial?

En ese momento estaba atravesando una pequeña crisis existencial. No sabía por qué hacía lo que hacía y necesitaba reflexionar un poco. Las redes sociales son muy exigentes, te obligan a ser muy activo y yo, en ese periodo, decidí frenar y tratar de dejar de ser esclava de un algoritmo. Aunque Times Square se parece bastante a Instagram...

¿En qué sentido?

Cuando entramos en Instagram, lo que hacemos es exponernos a un montón de impactos en forma de imágenes y vídeos y nos tiramos horas haciendo scroll para ver cuantas más cosas mejor. Times Square es exactamente lo mismo solo que en lugar de hacer scroll, caminamos. Mi idea fue romper con todo allí también.

¿Cómo?

Con un amanecer. Cuando vivía en Nueva York siempre pensaba que cuando allí se iba el sol, empezaba a salir en Barcelona. Así que conseguí que a las 12 de la noche se apagaran todas las pantallas y empezara un vídeo con un amanecer. Fue una experiencia única, sobre todo ver cómo la gente grababa con sus teléfonos la pantalla. Todavía me emociono cuando lo recuerdo.

Usted repite en Formentera20, pero esta vez para hablar del mundo de los NFT. ¿Qué son?

Un NFT, por explicarlo de forma sencilla, es un certificado que demuestra la autoría de una obra digital y está ubicado en una blockchain. Algo que era impensable y que, a los artistas, nos ha abierto un mundo.

¿Un mundo artístico o económico?

Nos ha abierto posibilidades en los dos sentidos. Artísticamente nos permite explorar nuevas formas de hacer y entender el arte y económicamente, los NFT, han democratizado el arte. Nos dan la oportunidad de prescindir de intermediarios, de representantes y de entrar en una especie de economía alejada de la exclusividad que muchas veces asociamos al arte convencional. El mercado digital es mucho más accesible.

¿Ya hay coleccionistas de arte digital?

Sí, pero antes, la figura del coleccionista, la asociábamos a personas como la baronesa Thyssen. Eran gente muy alejada de la sociedad. Ahora los coleccionistas de NFT, ya sea porque quieren especular, porque están explorando un nuevo mundo que acaba de nacer, o porque de verdad les gusta el arte, tienen entre 18 y 24 años.

Son muy jóvenes...

Pero muy bien preparados. Entraron en este mundo antes de que el resto lo entendiéramos y aunque es verdad que ahora, si quisieran, algunos no tendrían que volver a trabajar, hay que ir con cuidado porque si no tienes los pies en el suelo te puedes arruinar con facilidad. La falta de regulación tiene cosas buenas, pero también una cara oscura.

¿Se le hace raro hablar de todo esto en una isla como Formentera?

Para nada. Formentera20 es un formato único. Rosa Castells ha logrado hacer de la isla un lugar perfecto en el que desconectar para conectar.

Compartir el artículo

stats