Estas son las 5 enfermedades más comunes en gatos: ¿Qué tienes que hacer si ves algunos de estos síntomas?

El contacto con otros mininos y los virus, claves en este tipo de dolencias

Estas son las 5 enfermedades más comunes en gatos: ¿Qué tienes que hacer si ves algunos de estos síntomas?

Estas son las 5 enfermedades más comunes en gatos: ¿Qué tienes que hacer si ves algunos de estos síntomas?

B. Z. C.

Los gatos son animales que pueden sufrir diversas enfermedades a lo largo de su vida, algunas de ellas graves y potencialmente mortales. Por eso, es importante conocer los síntomas y los tratamientos de las enfermedades más comunes en gatos, así como las medidas de prevención para evitarlas. Algunas de las enfermedades más frecuentes en los felinos son:

  • Rinotraqueítis felina: es una enfermedad respiratoria causada por un virus que afecta a las vías respiratorias superiores de los gatos. Se contagia por el contacto directo o indirecto con los gatos infectados, que pueden ser portadores asintomáticos. Los síntomas son estornudos, secreción nasal y ocular, conjuntivitis, fiebre, pérdida de apetito y úlceras en la boca. El tratamiento consiste en administrar medicamentos para aliviar los síntomas y evitar las complicaciones, como antibióticos, antiinflamatorios y colirios. La prevención se basa en la vacunación de los gatitos a partir de las 8 semanas de edad.
  • Peritonitis infecciosa felina (PIF): es una enfermedad inflamatoria causada por un virus que afecta a varios órganos internos de los gatos. Se transmite por las heces de los gatos infectados, que pueden sobrevivir en el ambiente durante semanas. Afecta más a los gatos jóvenes, estresados o con leucemia felina. Los síntomas son fiebre, pérdida de peso, anorexia, ascitis, ictericia y dificultad respiratoria. El tratamiento consiste en administrar medicamentos para mejorar la calidad de vida del gato, como corticoides, antibióticos o inmunomoduladores. La prevención se basa en la higiene del entorno y en evitar el contacto con gatos infectados.
  • Leucemia felina: es una enfermedad viral que afecta al sistema inmunitario de los gatos, haciéndolos más vulnerables a otras infecciones y tumores. Se transmite por el contacto con la saliva, la sangre o la orina de los gatos infectados, que pueden ser portadores asintomáticos. Los síntomas son anemia, pérdida de peso, anorexia, fiebre, diarrea, vómitos, gingivitis, linfadenopatía y tumores en diferentes órganos. El tratamiento consiste en administrar medicamentos para aliviar los síntomas y evitar las complicaciones, como antibióticos, antiinflamatorios, quimioterapia o transfusiones. La prevención se basa en la vacunación de los gatitos a partir de las 8 semanas de edad y en evitar el contacto con gatos infectados.
  • Urolitiasis: es una enfermedad que se caracteriza por la formación de cálculos o piedras en el tracto urinario de los gatos, que pueden obstruir el flujo de orina y causar una emergencia médica. Se debe a factores como la alimentación, el estrés, la falta de agua o la predisposición genética. Los síntomas son dificultad o dolor al orinar, sangre en la orina, lamido excesivo de la zona genital, inapetencia y depresión. El tratamiento consiste en desobstruir el tracto urinario con sondas o cirugía, y administrar medicamentos para disolver los cálculos o prevenir su formación, como antibióticos, analgésicos, antiespasmódicos o dietas especiales. La prevención se basa en ofrecer al gato agua fresca y limpia, una alimentación equilibrada y baja en minerales, y un ambiente tranquilo y enriquecido.
  • Otitis: es una inflamación del oído externo, medio o interno de los gatos, que puede ser causada por ácaros, bacterias, hongos, alergias, cuerpos extraños o traumatismos. Los síntomas son sacudidas de la cabeza, rascado del oído, inclinación de la cabeza, secreción o mal olor del oído, dolor y pérdida de equilibrio o audición. El tratamiento consiste en limpiar el oído y administrar medicamentos para eliminar la causa y aliviar los síntomas, como antiparasitarios, antibióticos, antifúngicos o antiinflamatorios. La prevención se basa en revisar y limpiar periódicamente el oído del gato, y evitar la humedad o el exceso de cerumen.
  • Estas son algunas de las enfermedades más comunes en gatos, pero hay muchas más que pueden afectar a la salud de tu felino. Por eso, es importante que acudas al veterinario ante cualquier signo de malestar, y que sigas sus recomendaciones para prevenir y tratar las enfermedades. También es fundamental que cumplas con el calendario de vacunación y desparasitación de tu gato, y que le ofrezcas una alimentación equilibrada y una actividad física adecuada. Así, podrás disfrutar de un gato sano y feliz.