Aceite de oliva en el exterior de las persianas: la gota que las dejará como recién compradas

La forma más sencilla y barata de que luzcan como recién instaladas

Aceite de oliva en el exterior de las persianas: la gota que las dejará como recién compradas

Aceite de oliva en el exterior de las persianas: la gota que las dejará como recién compradas

R. P.

Se podría decir que el verano ya ha llegado, con este calor que, sobre todo en el sur, roza los 34 grados. Sin embargo, por suerte, no nos faltan las herramientas a nuestra disposición para encontrar refresco. Basta con pensar en las persianas, los postigos, así como en los ventiladores y los aparatos de aire acondicionado.

Se prevé un verano bastante caluroso. Si ya estamos en esta situación en mayo, ¿qué nos espera en los próximos meses? Preparémonos para empezar ya, para no estar empapados de sudor ni siquiera en casa.

Sin duda, el aire acondicionado es la primera herramienta que recomendamos. Refresca la casa y nos permite disfrutar de días tranquilos. Incluso al atardecer, el momento favorito de los mosquitos. En efecto, cuando hace frío, los mosquitos se lo piensan dos veces antes de entrar en la casa.

En este sentido, ¿hemos elegido ya el modelo más adecuado a nuestras necesidades? Pues bien, antes de comprarlo, sería conveniente conocer algunos datos esenciales, para ahorrar dinero y quedar satisfecho. Dicho esto, las persianas y los estores también son muy útiles para resguardarnos del calor.

Actúan como protectores contra la luz solar directa. Su misión es impedir que la luz del sol, en las horas punta, se filtre por las ventanas de la casa. Al tener la misma tarea, no difieren mucho. Uno simplemente prefiere las persianas o los postigos según su gusto personal. En cualquier caso, es el momento de limpiarlos adecuadamente, ya que los necesitaremos durante el verano.

El remedio de la abuela

De hecho, no todo el mundo sabe que tanto las persianas como los estores acumulan mucha suciedad y polvo. A través de los agujeros, el viento puede empujar el polvo hacia el interior de la casa. Si nos preguntamos cómo limpiarlos, no temamos.

Hay un remedio de la abuela que capta fácilmente la suciedad y el polvo: el aceite de oliva. Basta con una gota sobre las persianas de plástico y las persianas y ya está. Vertemos unas gotas en un paño de microfibra y, con un movimiento giratorio, limpiamos las persianas y los postigos, capturando toda la suciedad posible. Después, aclaramos con agua para eliminar el exceso de aceite.

Una vez capturada la suciedad, damos frescura y fragancia también a las persianas. Para ello, llenamos un cubo con agua, a la que añadimos unas cuantas tapas de vinagre de alcohol.

Antes de limpiar, asegurémonos de haber cerrado la ventana. Empapemos la escoba y limpiemos las persianas exteriores o los postigos. Para las persianas interiores, en cambio, añadimos un poco de aceite esencial de nuestra fragancia preferida y utilizamos una esponja o un paño suave.