Aún no la ves venir pero la cuesta de septiembre está a la vuelta de la esquina: hay que pagar las vacaciones, los gastos escolares, etc. Quizá no te has planteado que los gastos de vacaciones va a haber que pagarlos pero eso es así. Hay que planificarse bien y por eso, para evitar que otro año más te veas ahogado te ofrecemos una lista de trucos para ahorrar en casa que te van a ser más que útiles.

Haz la compra mensual y dedícale tiempo

Uno de los mayores gastos que afronta un hogar es la lista de la compra. Seguro que muchas veces vas al supermercado y tú mismo te sorprendes de todo lo que gastas. Pues tenemos la solución: recoge los folletos esos del buzón que siempre tiras a la basura, siéntate en el salón con papel y boli y dedica tiempo a planificar tu compra. Seguramente tendrás que visitar más de un supermercado pero eso no tiene porqué ser problema. Llenar la nevera comprando en varios establecimientos distintos puede ayudarte a ahorrar mucho dinero a final de mes. Según la Organización de Consumidores elegir uno u otro supermercado conlleva diferencias en el gasto de cientos de euros. Si lo que no quieres es guardar los folletos de ahorro no te preocupes, puedes tenerlos en el móvil. Hay aplicaciones como Tiendeo que se dedican a recopilar ofertas. Son muy útiles ya que puedes buscar por producto o por tienda.

La mayor parte de las ofertas se basan en la compra de grandes cantidades. Por eso te decimos que es importante comprar una vez a la semana o incluso al mes. Aunque luego tengas que volver al supermercado varias veces los expertos en ahorro señalan que si haces una compra grande cada 30 días puedes ahorrar dinero con ofertas que te ofrecen, por ejemplo, la segunda unidad al 80 por ciento de descuento.

Compara ofertas en servicios

¿Llevas años con la misma compañía de luz o con el mismo proveedor de internet sin plantearte que necesitas un cambio? Pues es el momento de cambiar. O al menos de empezar a pensar en hacerlo. Hoy en día en internet existen cientos de comparadores que pueden ayudarte a ahorrar y que son gratis. Basta con que introduzcas los servicios que necesitas contratar o que quieres renovar y la red te dará cientos de ofertas. Llamar a la compañía para preguntar por ofertas también puede ser muy útil (aquí te contamos también otros trucos para ahorrar energía en casa).

Organiza gastos

¿Sabes que es el kakebo? En este artículo te lo contamos. Es un método de ahorro oriental que puede servirte para ahorrar todos los meses. La filosofía es sencilla: se basa en apuntar en una lista todos los gastos que vas teniendo. Sólo así, con una visión de conjunto, puedes saber a final de mes si te estás gastando demasiado, por ejemplo, en comida basura.

Planifica previamente

¿Quieres irte de vacaciones en septiembre? Pues entonces reserva en febrero. Sí, cuanto antes mejor. Planificar los gastos importantes con varios meses de antelación puede ayudarte a ahorrar. ¿Tienes una boda en mayo y quieres regalarle algo a los novios? Pues empieza metiendo en un sobre 10 meses antes 50 euros cada mes. Se trata de "pagar a plazos" pero al revés: antes de que te llegue el gasto. Así no te pillará desprevenido.

Comparte contraseñas (y cuentas)

Muchos de los servicios que utilizamos en el hogar (desde la telefonía móvil hasta la música en internet pasando por las plataformas de pago por visión) permiten que una misma cuenta sea utilizada de forma simultánea por varios amigos. Aprovecha esta circunstancia y comparte gastos.

Se consciente de tus gastos

Lo más importante de todo es que seas consciente de tus gastos. Y nada mejor para serlo que ir introduciendo en una hucha todo lo que ahorres así te quitas uno de los peores gastos que existen: los gastos hormiga, los pequeños sangrados a tu cartera que vas haciendo día a día sin casi darte cuenta.

Evita introducir las tarjetas de crédito en páginas web

Sí, es muy cómodo. Vas a esa web en la que compras habitualmente y metes la tarjeta de crédito para así no tener que andar introduciendo tus números cada vez que compras. Pero eso tiene trampa. Las compras impulsivas suponen un gran porcentaje de la venta online. Es meramente psicológico: el dinero de plástico nos hace gastar más. Elimina tus tarjetas de esas páginas web, así lograrás tener unos minutos para pensar antes de darle al "clic" de comprar.

Utiliza el transporte público

La subida del diésel, los arreglos del coche y tener tiempo para leer o para planificar tu jornada laboral. Son muchas las ventajas de utilizar el transporte público y muy pocos los inconvenientes. ¿Te has planteado alguna vez cómo te mueves por la ciudad? Usar el autobús puede ayudarnos a todos. La bicicleta, además, te pondrá en forma. Busca rutas para llegar a tu trabajo de forma más saludable y económica.

Haz planes en casa

De vez en cuanto plantea planes en casa. Cenar, unas cervezas o ver una película. Descubrirás que hay muchas cosas que puedes hacer sin gastar un duro.