Román se ha convertido en uno de los participantes que más dinero ha conseguido recaudar en ‘La ruleta de la suerte’. Ha logrado 6.330 euros en la resolución de paneles, incluido el de la Gran Final, además de una cesta con regalos navideños valorada en 1.100 euros.

Desde el comienzo, se ha ganado el respeto y reconocimiento de todos en el plató al ir acertando cuantos paneles podía y percibiendo todo el dinero que estaba a su alcance.

Román había llegado a concursar con la intención de comprarse un coche, o, si se diese el caso, conseguir el escondido en la ruleta final.

Un momento épico que además ha cosechado espectaculares datos de audiencia. La ruleta de la suerte ha conseguido un 20,3% de share o, lo que es lo mismo, 1.639.000 espectadores.

La Ruleta de la Suerte es uno de los concursos con más historia dentro de la pequeña pantalla. Antena 3 apostó por este formato para levantar su mediodía y parece que la estrategia le salió bien. No hay que olvidar que el concurso llegó incluso a sustituir a Los Simpsons, una de las series más míticas del principal canal de Atresmedia que acabó relegado a Neox, una de sus apuestas en cuanto se lanzó la Televisión Digital Terrestre (TDT).

En este programa se combina la destreza de los concursantes con un público entregado y un presentador que también ha conseguido conquistar al público. Además si algo ha conseguido atraer a la audiencia es que se trata de un concurso del que cualquiera puede participar desde casa intentando adivinar los paneles.

El formato ha logrado ser líder en una franja horaria más que complicada. No hay que olvidar que este concurso compite con Ya es Mediodía, el programa que presenta Sonsoles Ónega en Telecinco y que trata de repetir el éxito que en su día tuvo la combinación de política, economía, sucesos y tertulia del corazón en el programa de Ana Rosa Quintana. Pero ni aun así ha logrado desbancar a la Ruleta de la Suerte.

Durante los fines de semana y los festivos Antena 3 emite capítulos repetidos de la Ruleta de la suerte, algo, eso sí, que no gusta demasiado a los seguidores del programa que prefieren disfrutar de nuevos episodios cada vez que encienden su televisor.