No están siendo días fáciles para Terelu Campos. Así lo ha confesado la propia presentadora en su blog, donde revela que padece un problema de salud que le está afectando en el terreno profesional. "Tengo un edema de Reinke, lo que viene siendo una inflamación de las cuerdas vocales, desde hace seis años", explica en el post que ha publicado este miércoles. 

La hija de María Teresa Campos reconoce que estos días están siendo especialmente "difíciles" por el mencionado contratiempo. "El lunes empecé a notar que no estoy bien de la garganta y de la voz", relata la comunicadora, que acudió al otorrino porque no se encontraba bien del oído: "Me llevé una regañina por estar muchos años sin ir". 

"Sufro este edema por el mal uso a la hora de hablar y nunca os lo he contado, pero estoy operada de una cuerda desde hace más de 30 años. No puedo hablar en alto en público y donde haya ruido, ya que el edema que tengo es severo", comenta. 

En el texto, confiesa que es un problema que le asusta por sus antecedentes familiares: "La garganta en mi familia ha sido un punto complicado y peligroso por los cánceres de mi madre y de sus dos hermanos mayores, así que no debo jugar con esas cosas, pero vivo la vida sin pensar lo que me puede ocurrir porque me han ocurrido ya muchas cosas. No voy a decir demasiado porque todavía la vida te sorprende con más". 

Pero además, Terelu asegura que el pasado jueves presentó 'Sálvame' "en unas condiciones deplorables". "Jamás en mi vida me he sentido tan impotente ante cuatro horas de directo y lo pasé mal. Os parecerá absurdo, pero no poder hablar me provoca claustrofobia", escribe. 

"En mis treinta y tantos años de carrera tuve que decir horas antes que no podía presentar el programa que hago en Telemadrid. Quiero dar las gracias a la cadena y a la dirección de ‘Juntos el debate’ por su comprensión. Saben que soy una cumplidora fiel de mi trabajo. Eso me provoca desasosiego, ya que no estoy acostumbrada y no me ha pasado en la vida tener que dejar el trabajo tan solo unas horas antes", añade. 

Afortunadamente, Terelu empezó a encontrarse mejor el viernes por estar "medicada hasta las trancas e inyectada de Urbason". No obstante, señala que todavía tiene que tomárselo con calma: "Ya estoy más tranquila y pude presentar el programa. Tengo que cuidarme la voz porque aún me duele y me molesta".