Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agresiones

La Fiscalía pide el internamiento de la mujer que ataca a sacerdotes en Palma

La Policía ha recibido 35 denuncias de ataques a religiosos, la última el 27 de diciembre al rector de la iglesia Sant Miquel en Palma | La agresora podría obtener el alta médica en los próximos días

Fieles en la iglesia de Sant Miquel de Palma donde la agresora atacó al rector.

La Fiscalía pedirá el internamiento psiquiátrico de una mujer que ha protagonizado en los últimos años numerosas agresiones y amenazas de muerte a sacerdotes en Palma. Hasta 35 ataques a religiosos se atribuyen a esta persona desde el año 2018. La agresora, cubana de 48 años, permanece en estos momentos ingresada provisionalmente en un centro de salud mental, aunque podría obtener el alta en los próximos días.

Este comportamiento violento de esta mujer hacia representantes del clero dista de ser un hecho aislado y ha protagonizado numerosas agresiones y amenazas de muerte contra ellos en los últimos años. De hecho, a raíz de estos ataques, ha llegado a ingresar en prisión durante varias semanas. Al ser puesta en libertad, no tardó en volver a las andadas.

La enésima agresión a un miembro del clero por la que ha sido detenida la última vez la cometió la noche del pasado lunes 27 de diciembre. En esta ocasión su víctima fue el rector de la iglesia de Sant Miquel de Palma.

La agresora aguardó a que el religioso abandonara el templo para abalanzarse sobre él y propinarle numerosos golpes. Acto seguido le amenazó de muerte antes de abandonar apresuradamente el lugar.

A continuación, el rector acudió a las dependencias de la Policía Nacional para interponer la correspondiente denuncia. A los agentes, el relato de la víctima les sonó muy familiar. De hecho, desde el año 2018 habían recibido 35 denuncias contra esta mujer por cometer actos violentos contra religiosos en distintos templos de Palma.

Compensada

Tras la investigación y localizar a la sospechosa, los agentes volvieron a detener a esta mujer poco después por unos hechos similares a los anteriores: el ataque y las amenazas a sacerdotes. Al ser puesta a disposición judicial, el forense que la examinó apreció que la detenida tenía sus facultades mentales alteradas y que esto le llevaba a comportarse de forma violenta contra los sacerdotes.

A raíz de este dictamen, el juez de guardia decretó su ingreso provisional en un centro psiquiátrico para ser tratada. Los facultativos que la han atendido durante estas semanas consideran que está compensada farmacológicamente y podría obtener el alta médica.

Ante la posibilidad de que esta mujer vuelva a reincidir en los ataques a los religiosos, tal y como ha ocurrido en reiteradas ocasiones desde el año 2018, siempre que ha sido dada de alta, la Fiscalía pedirá medidas más restrictivas para tratar de evitar que las agresiones se repitan. Para ello el Ministerio Público recurrirá el auto del juez y solicitará su internamiento en un psiquiátrico.

Compartir el artículo

stats