Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Narcotráfico

Un exhostelero, conocido por sus cachopos, presunto miembro de la red de tráfico de cocaína más activa del país que distribuía en Ibiza

El supuesto traficante, M. V. M., nacido en Alemania, también era Dj y promotor de eventos de música electrónica en Gijón | La investigación se salda con 16 detenidos, 107 kilos de cocaína intervenidos, dos kilos de metanfetamina y 500 gramos de cocaína rosa

Desarticulada una de las organizaciones criminales más activas en la distribución de cocaína

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Ibiza o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Desarticulada una de las organizaciones criminales más activas en la distribución de cocaína Luis Ángel Vega

M. V. M., un empresario nacido en Alemania, aunque radicado en Asturias desde hace años, ha sido detenido en la “operación Tanta-Culto”, llevada a cabo por la Policía Nacional junto con la Guardia Civil contra una de las redes de tráfico de cocaína más prolíficas del país. El arresto se produjo el pasado mes de junio en su casa de Caravia, Asturias, muy cerca del restaurante que regentó durante unos años, en el que cocinaba unos cachopos que le dieron renombre. Aparte se dedicó a programar eventos de música electrónica en un conocido club gijonés. Él mismo es DJ. La organización criminal, que incrementó su actividad durante la pandemia, actuaba por todo el país, pero sobre todo en Ibiza, donde pretendía hacer su agosto. Hay 16 detenidos y 107 kilos de coca intervenidos.

Se trata de una de las organizaciones criminales más activas en la distribución de cocaína en Jaén, Granada, Baleares, Madrid y Asturias, y que había incrementado su actividad durante la pandemia.

Según ha informado la Policía se ha tratado de una operación conjunta entre ambos cuerpos y compleja debido al extenso ámbito de actuación de los investigados, su alta especialización delictiva y la utilización de una flota de vehículos de alta gama con sofisticados sistemas de ocultación para la ejecución de sus actividades delictivas.

La banda ahora desarticulada distribuía importantes cantidades de cocaína por todo el territorio nacional y había incrementado su "frenética actividad criminal" durante la época de restricciones motivada por la pandemia de coronavirus, detalla la Policía. De hecho, había ideado nuevos planeamientos delictivos para tratar de no llamar la atención, generando así entre sus miembros una sensación de falsa impunidad.

Desde el comienzo de la investigación los agentes se centraron en identificar y detener a los partícipes del entramado criminal al tratarse, presuntamente, de los responsables de la distribución de importantes cantidades de cocaína por diferentes provincias del territorio peninsular y por Ibiza. Los investigadores detectaron que, dentro de su planeamiento criminal, la red tenía la intención de aumentar el flujo de estupefacientes con destino a las islas de cara a la época estival.

La red se proveía en la comarca gallega de O Salnés, donde hay tres detenidos. Hay otro gallego detenido en Madrid. En esta ciudad, concretamente en el barrio de Salamanca, residía el "cerebro" de la red, un ibicenco con un alto nivel de vida. Es con éste con el que se relacionaba el hostelero detenido en Asturias, donde se practicaron registros en dos localidades. El asturiano es además uno de los principales implicados.

Las pesquisas policiales revelaron que el grupo investigado contaba con sofisticados medios para transportar la droga, como vehículos lanzadera que alertaban de cualquier vigilancia o control policial, o sofisticados sistemas de ocultación, entre estos dobles fondos hidráulicos. Estas no fueron las únicas dificultades que encontraron los investigadores ya que la organización utilizaba aplicaciones informáticas de mensajería encriptada para establecer contacto entre sus miembros, dificultando aún más la acción policial.

Varias fases

En una primera fase de la operación, llevada a cabo en mayo, en Galicia, fueron aprehendidos 50 kilos de cocaína ocultos en un doble fondo de un turismo y 370.000 euros ocultos en otro doble fondo de otro turismo. Los agentes detuvieron a cuatro personas. Posteriormente se registraron cuatro inmuebles en las provincias de Valencia y Madrid, donde se intervinieron varios vehículos de alta gama, medios de comunicación encriptada, dinero en efectivo y documentación relacionada con la estructura criminal ahora desmantelada.

En una segunda fase, desarrollada en junio, los agentes realizaron once entradas y registros en diferentes provincias (Pontevedra, Asturias, Jaén, Granada, Alicante y Baleares) y fueron detenidos otros cinco integrantes de la banda, incluido el hostelero asturiano. Entonces se aprehendieron 1,3 kilogramos de cocaína, terminales de telefonía móvil, 32.000 euros en efectivo y cinco vehículos utilizados por la organización.

En una tercera fase de explotación, realizada a finales de junio, fueron intervenidos 15 kilos de cocaína ocultos en un doble fondo del vehículo de uno de los investigados. Posteriormente se llevaron a cabo dos entradas y registros en Valencia y en Madrid, donde fueron detenidas tres personas e intervenidos 40 kilogramos de cocaína, 2 kilogramos de metanfetamina y 500 gramos de cocaína rosa. La investigación ha finalizado con 16 detenidos, 18 entradas y registros, 107 kilos de cocaína intervenidos, dos kilos de metanfetamina, 500 gramos de cocaína rosa, 403.000 euros en billetes de diverso valor y 12 vehículos intervenidos. La investigación está dirigida por el Juzgado de Instrucción número 1 de Orihuela (Alicante) y la Fiscalía Antidroga de Alicante.

Compartir el artículo

stats