El truco definitivo para eliminar manchas de lejía de la ropa

Esta es la forma efectiva de acabar con las manchas de lejía en la ropa

El truco definitivo para eliminar manchas de lejía de la ropa

El truco definitivo para eliminar manchas de lejía de la ropa / Pixabay

La lejía, esa omnipresente luchadora contra las bacterias, a veces puede convertirse en una molestia si llega a tu ropa de color y deja unas antiestéticas manchas.

Comprender las causas de las manchas de lejía es fundamental para eliminarlas eficazmente y prevenir futuros percances. Las manchas de lejía no son manchas comunes y corrientes; son el resultado de una reacción química entre la lejía y los tintes de las telas.

La lejía, especialmente la lejía con cloro, es un poderoso agente oxidante. Cuando entra en contacto con los tintes de la ropa, rompe sus enlaces moleculares.

Esta reacción hace que el color se desvanezca o desaparezca, dando lugar a lo que identificamos como manchas de lejía. Esta reacción es más pronunciada con exceso de lejía o cuando se deja lejía en la tela durante un período prolongado.

Factores que influyen en las manchas de lejía

  • Tipo de tejido: La susceptibilidad a las manchas de lejía varía. Por ejemplo, en el caso de la ropa, las manchas de lejía son más comunes en prendas oscuras y de colores, mientras que las prendas blancas pueden perder su brillo.
  • Concentración de lejía y tiempo de exposición: concentraciones más altas de lejía y tiempos de exposición más prolongados aumentan la probabilidad y la gravedad de las manchas de lejía.
  • Temperatura del agua: Lavar o enjuagar el área manchada con agua fría puede ayudar a mitigar el efecto, mientras que el agua tibia puede intensificar la acción de la lejía.

Así se eliminan las manchas de lejía de la ropa

Cuando se trata de tejidos delicados como acetato, tejido acrílico, arpillera, algodón y lino, la acción inmediata es fundamental. Mezcla 1 cucharadita (5 ml) de tiosulfato de sodio en 1 litro de agua y enjuaga la mancha. Tenga cuidado, ya que el tiosulfato de sodio puede irritar los ojos y la piel.

  • Tejidos sintéticos: Los tejidos sintéticos como modacrílico, nailon, olefina, poliéster, rayón, seda, spandex y lana requieren una atención inmediata similar. El método de lavado con solución de tiosulfato de sodio también es eficaz en este caso.
  • Manchas de cloro en superficies del hogar: para superficies que no son de tela, como plástico acrílico, asfalto, corcho, linóleo, losetas de mampostería, plexiglás y losetas de vinilo, es vital limpiar los derrames rápidamente. Trate el área con agua tibia y jabón, enjuague bien y seque.
  • Cuero, gamuza y vinilo: Desafortunadamente, en materiales como cuero, gamuza y vinilo, otro tipo de ropa o revestimientos de paredes, el cloro a menudo provoca cambios de color irreversibles. En estos casos, la consulta profesional podría ser el mejor curso de acción.

Soluciones si no puedes quitar la mancha de lejía

Siempre puedes recurrir a customizar esa prenda para darle una nueva vida. Por ejemplo, puedes cambiarle el color tiñéndola con un tinte específico, consiguiendo que se vea como nueva. Opta siempre por un color más oscuro para que luzca bien.

También puedes colocar algún parche sobre la mancha si se te da bien la costura. La técnica del patchwork se ha puesto muy de moda. Le dará a tu ropa un toque vintage. Aunque también puedes dibujar sobre la zona afectada si lo tuyo es más la pintura. Existen pinturas especiales para textil perfectas para estos casos.